Abrazados a la Miseria

El Blog de Severino Lorences

Sobre mi blog

Todo escritor es también el primer lector de una obra siempre destinada a otros. Nadie escribe para sí mismo. Asumiré, por tanto, la hipótesis de que estas páginas van a ser visitadas. Es mi blog, pero también el de cualquiera que lo abra. Lo titularé como mi próximo libro: “Abrazados a la miseria”.

Recursos Sindicaciones

Pitos

El Atleti despachó por 6 a 3 al Almería y, sin embargo, hubo tantos pitos como aplausos a lo largo del encuentro. Los pitos fueron de dos clases: los dedicados a la incompetencia del conjunto local para prevalecer sobre un oponente mermado y que había recibido dos goles en los cinco primeros minutos del choque; y los consagrados a reprobar las comparecencias de Santana y Reyes, en el segundo periodo.

Los primeros indican que el público entendió que el Atleti no tenía por qué resucitar a un rival al que se le amontonaban las desgracias (casi todas debidas a su mala cabeza). Porque ayer las circunstancias nos habían privado de presenciar un auténtico partido de fútbol nada más arrancar la cosa, pero el Almería se sobrepuso con técnica y determinación a sus errores iniciales y al rigor del reglamento, logrando durante la primera mitad que hubiese partido. Claro que el hecho de que lo hubiera, fue precisamente lo que encrespó a la afición rojiblanca, pues le parecía inconcebible que el modesto conjunto andaluz consiguiera marcar tres veces jugando con un hombre menos.

Aquello, por fuerza, no podía durar, pero mientras duró el Almería le sacó los colores al cuadro de Aguirre. Tras el descanso, los del sur, sin dos futbolistas, ya no pudieron devolver los golpes que les propinó Agüero. Con el 5 a 3 en el luminoso, Santana sustituyó a Raúl García y Reyes a Simao. Eran cambios razonables que el público impugnó, sobre todo el de Reyes, al que se puso a injuriar parte de la grada. Son dos jugadores estigmatizados, si bien ayer confirieron elegancia al trámite. Santana, por ejemplo, mejoró las prestaciones de Raúl García y de Camacho, que nunca le dieron profundidad y ritmo al ataque de su conjunto. Santana y Reyes participaron en la mejor jugada del Atleti: arranca el brasileño desde la defensa, cruza el medio del campo (envuelto en pitos como un buey en moscas), cede a Forlán (espeso toda la tarde), quien envía una profunda pedrada a Reyes; éste a su vez corre llevándose tras de sí las moscas de Santana; parece que no va a llegar, pero se tira y saca un centro agónico y, sin embargo, estupendo que remata hábilmente el "Kun": una pequeña obra de arte.

Es increíble que Felipe Melo (que es un duro con clase y físico) tenga que irse al Calcio, cuando en el Atleti podría ganarse perfectamente la vida, y que Negredo y Crusat no jueguen aún en otros equipos más encopetados. Tampoco me olvido de nuestro ex, el silencioso Ortiz, que marcó un soberbio gol. No obstante, los tremendos errores de Alves y Juanito vendieron a su hueste. Y en el bando triunfador, ¿qué decir de Perea y de Pernía? Que casi consiguen estropear la sesión de maquillaje a cargo de Simao y del "Kun".

Comentarios

Javidelugo ha opinado:

No se puede olvidar que Abbiati contribuyó lo suyo en el gol de Ortiz.

# abril 8, 2008 6:52