en

Este blog

Sindicación

Archivo

Actualidad

  • El nuevo escudo del Atleti como estrategia de distracción

    Por su interés reproducimos el artículo publicado en diario16.com el pasado 17 de diciembre por el miembro de SdH Jesús Martínez.

    Mucho hay escrito ya sobre el nuevo escudo –pin o logo lo llamaría yo- del Atleti. Que es una aberración histórica y heráldica, realizada además a traición, con alevosía y premeditación y prescindiendo de la opinión de la masa social, es algo sobre lo que no voy a redundar. No entraré en el diseño, que puede gustar más, menos o nada, aunque sí diré que me alineo en los de la tercera opción.

    Sin embargo, sí debe quedar claro que la SAD ha manipulado nuevamente la realidad para conseguir argumentos a favor del cambio. Hoy, la Asociación rojiblanca Peña Los 50, nos ha regalado un tuit nítido, en el que contradice la versión oficial de la SAD y evidencia cuántos escudos reales ha tenido el Club Atlético de Madrid, los que me permito mostrar en esta foto:



    Y tras esta oportuna explicación de quienes han demostrado ser expertos conocedores de la materia, no hay más. Dar pábulo como se ha hecho desde la web del Atleti y los medios afines al gilismo de esa sarta de escudos –ya van por 19- que ha publicado la denominada lafutbolteca.com es abrazar la falacia con una evidente estrategia, mostrar a la afición que han sido muchos los escudos del Atleti y que por uno más no pasaba nada. Incluso se han permitido manipular el escudo fundacional suprimiendo el balón marrón que descansa en su centro, a fin de promocionar el azul y el blanco como colores exclusivos de la génesis del Club.

    Han conseguido con este ejercicio de encumbramiento de la falsedad y el desprecio a la historia rojiblanca que la afición se alce en armas
    , que las peñas se muevan en torno la lema “El escudo no se toca”, posiblemente algo inesperado para los mandatarios de la SAD, acostumbrados a campar a sus anchas en temas de mucho mayor calado, al menos en el orden económico y de estabilidad institucional. Evidentemente, el respeto a la esencia y la historia del Club les importa poco, de ahí esta magistral lección de sibilina ignorancia y desapego a sus señas de identidad.

    Ignoro si preocupa mucho o no a Gil Marín el asunto, sí me consta que se están pidiendo opiniones a colectivos atléticos al respecto y hasta algún bardo oficial de Miguel Ángel, ha deslizado que podría haber una especie de referéndum sobre el escudo y quien sabe si eso llevaría a una marcha atrás, que estratégicamente se vendería como una graciosa concesión a la afición, porque se cuenta mucho con ella, pues no en vano la masa social es a quien pertenece el Club – Gil Marín dixit, con bastante hipocresía, quede claro-

    Sin embargo, de este incidente la afición debe extraer un mensaje inequívoco: Siendo la historia un aspecto esencial y a proteger por todos, hoy en día está en juego la propia subsistencia del Club y frente a las agresiones continuas a su patrimonio perpetradas por los que detentan ilegítimamente su propiedad es contra lo que debe alzarse la masa social y la afición en general.

     Ayer mismo, en la comida de Navidad del Club, Gil Marín, premiado hace un mes, como el mejor CEO europeo del mundo del fútbol, ha reconocido el riesgo grande que supone el fuerte endeudamiento a corto plazo. Ese endeudamiento, cuyos últimos capítulos consisten en 25.5 millones de pérdidas por resolver el convenio con FCC, el empobrecimiento del suelo del Calderón en cerca de 100 millones por los ilícitos cometidos o los 72 millones de pérdidas derivados de la Operación Alcorcón, por no hablar del crédito concedido por INBURSA por valor de 160 millones para la ejecución del nuevo estadio, deriva de la errática gestión del sarcásticamente premiado. Es el principal responsable y de momento le salva la red deportiva del Cholo Simeone, amén de los 70 millones que ha soltado WANDA –a quien se postula en los mentideros como futura adquirente de la SAD- y que sacaron de la quiebra inminente a la institución. Este reconocimiento viene a dar la razón y a poner en valor los continuos avisos del único grupo opositor del gilismo, la Asociación Señales de Humo.

    El tiempo acabará dando y quitando razones, pero de momento la SAD mantiene distraída a la afición en una batalla por un escudo, que tiene su lógica transcendencia y está plenamente justificada, pero que le aparta de cuestiones cruciales que no deberían ser tomadas a la ligera como hasta ahora, pues inciden en la propia supervivencia del Club Atlético de Madrid.

  • Copa del Rey, sorteo de octavos de final. UD Las Palmas - Atlético de Madrid


    El Atlético de Madrid ha quedado emparejado con la Unión Deportiva Las Palmas en el sorteo de los octavos de final de la Copa del Rey que se ha celebrado hoy. El partido de ida se celebrará en el Estadio de Gran Canaria el martes 3 de enero y el partido de vuelta tendrá lugar en el Vicente Calderón el miércoles 11 de enero. Ambos partidos darán comienzo a las 21:15 y serán retransmitidos por beIN LaLiga.

    El cuadro completo del sorteo es el siguiente:

    UD Las Palmas - Atlético de Madrid
    Alcorcón - Córdoba
    Athletic - FC Barcelona
    R Madrid - Sevilla
    Deportivo - Alavés
    Real Sociedad - Villarreal
    Valencia - Celta
    Osasuna - Eibar

  • Primero se apropiaron del Club, hoy nos roban su identidad

    Carta abierta de Francisco José Estévez Hernández y Jesús Manuel Martínez Caja, abogados de Señales de Humo, publicada en vozpopuli.com tras los cambios del nombre del estadio y del escudo.

    Cabría preguntarse qué ha hecho el Atleti para merecer esto. Cuando están a punto de cumplirse las ominosas “bodas de plata” de la apropiación indebida del Club por Jesús Gil y Gil y su cooperador necesario Enrique Cerezo, en sintonía con la estafa perpetrada pocos años después por el Consejero Delegado Miguel Ángel Gil Marín junto con su meritado padre, esta mañana nos acaban de robar la identidad, la esencia del Club Atlético de Madrid. No solo nos abocan a un éxodo indeseado en unas condiciones de movilidad y seguridad execrables con el beneplácito de las instituciones, sino que pretenden albergara a los portadores del sentimiento rojiblanco en un estadio denominado Wanda Metropolitano.

    El sibilino guiño al histórico y glorioso Stadium Metropolitano, en realidad es una obra maestra del trile, una argucia dirigida, por un lado, a que la afición sobrelleve mejor el nombre comercial y, por otro, a que el Metropolitano se erija en el guardián y adalid de la historia atlética, relegando a un segundo plano al Estadio Vicente Calderón hasta lograr su absoluta difuminación. Abominable detalle con el mejor Presidente que tuvo nunca el Club, al cual honran tanto el Templo atlético como su propio himno. Por poco tiempo.

    El patrocinio, como la propia inversión del grupo chino, tapa los agujeros que los que detentan ilegítimamente la mayoría del accionariado dejan en la tesorería

    Podríamos pensar -y muchos lo concebirán así- que para competir debemos amoldarnos a las nuevas prácticas comerciales, que los estadios modernos -algunos solo- tienen nombres de marcas o multinacionales dispuestas a soltar un pastizal por exhibirlos en el estadio de un Club de la élite del fútbol y que, por eso de quien paga manda, la decisión debería entenderse correcta. Pero no podemos obviar que el patrocinio, como la propia inversión del grupo chino en el Atleti, viene a tapar los agujeros que los que detentan ilegítimamente la mayoría del accionariado de la SAD van dejando en su tesorería año tras año.

    Sin ir más lejos, el club hubiera entrado en quiebra si Wang Jianlin no asume en su momento la indispensable ampliación de capital. El cambio de estadio no era necesario, hemos conseguido el top deportivo en el Vicente Calderón y gracias al Cholo ¿Acaso el Wanda Metropolitano asegura más? Nos vamos del estadio que levantaron con tanto esfuerzo y penalidades nuestros ancestros para ir a parar a un estadio llamado Wanda. Deplorable.

    Se avecina un tiempo de incertidumbres, de grandes cambios difíciles de asimilar, para algunos -o quizá para muchos- imposibles de deglutir. Se nos hace bola. Cambiamos de estadio, cambiamos de escudo y lo próximo, no es difícil adivinarlo, será el himno. La esencia y la identidad del Club se derrite en la tórrida lava de un volcán incontenible llamado mercantilismo. Y ambición.

    Y en cuanto al escudo, no es que no lo sepan porque sí, lo saben muy bien. De hecho, si acaso lo ignoraban antes, lo descubrieron en 2006, cuando la propiedad de la SAD ni más ni menos que dio el visto bueno a que Nike diseñara una primera equipación mitad roja, mitad blanca, con pantalón rojo, que la Afición, por una vez, logró echar fuera del Calderón, exclusivamente para partidos foráneos … Siempre que se pudo porque, por ejemplo, el árbitro impidió que el Atleti saliera así vestido en el Bernabéu … ¡por coincidencia de colores!. Jamás habíamos caído tan abajo.

    El pitorreo a nuestra costa, de aficiones rivales, nunca estuvo más justificado. Con su burla muestran mayor respeto que los autores del engendro"

    Sacrilegios semejantes, o aún mayores, le hemos visto cometer a Nike con el Barça; pero existen clubes que, por su historia, carácter e idiosincrasia, nos resistimos a las novedades, cuando son innecesarias, caprichosas y responden a presuntos intereses comerciales. O eso dicen, porque eso de los “intereses comerciales”, como lo del “mercado asiático”, va camino de convertirse en un cajón de sastre en el que todo lo absurdo cabe y todo lo extradeportivo justifica.

    Pero quienes pensamos que el Athletic no sólo fue un modelo en nuestra fundación, sino que lo sigue siendo en su sacrosanta defensa de la Tradición, no sentimos ninguna extrañeza cuando rechazaron aquella locura de un diseñador y obligaron a que la camiseta de los manchurrones rojos, sobre fondo blanco, fuera (triste, patética) flor de un día.

    Quienes opinamos que no todo cabe en los colores rojiblancos, tampoco nos sorprendimos cuando la Afición del Sporting de Gijón devolvió un invento de camiseta que ponía finas líneas rojas sobre fondo blanco y, quienes defendemos que un escudo es elemento imprescindible en la identidad de un club, dimos por hecho que una Afición como la del Real Zaragoza rechazaría de plano un intento de cambio, como así fue. ¿Qué existe de arcaico en el escudo del Atleti? ¿Qué alarma diseñadora-social se vivía, que justificara esta propuesta de transformación?

    Parece sinceramente una broma, este diseño de “nuevo escudo” tricolor, que por momentos parece que lleva boina (mal colocada, por cierto) y, en otros, parece que te saca la lengua, cuando no te preocupa, por si le ha salido un chichón al revés, a la barra superior.

    El pitorreo a nuestra costa, de aficiones rivales, nunca estuvo más justificado. Cualquiera de ellos, incluso quienes nos detestan, demuestran con su burla mayor respeto y consideración, por lo que somos y significamos, que los autores del engendro.

    No es nuestra intención entrar al trapo del escudo, una tropelía evidente, dejando de lado todo lo que rodea a esta enorme tomadura de pelo, que es aún más importante. No obstante sí esperamos que esta falta absoluta de amor y de respeto por nuestra identidad, provoque reacciones: las que merece una burla al aficionado.

    No quieren masa social, sino clientes. No quieren que pensemos, sino que paguemos. Y nos lo demuestran con un escudito infame. ¿Vamos a seguir dejándonos llevar?. ¡¿En serio?!

    La afición a pagar y a callar. Hace poco Miguel Ángel Gil decía en un publirreportaje en la web del Club que éste era de todos los atléticos. Es una falacia que reitera cada vez que puede y que no siente en absoluto, porque de ser así, poco le hubiera costado someter a la consideración de la afición el cambio de estadio y el cambio de escudo –incluido el homenaje ya arruinado al escudo de la Villa-. Esta es la transparencia que se nos quiere vender. Sigamos dejándonos apabullar. Permitiendo este tipo de fechorías. Olvidemos las palabras de aquel sabio que un día increpó a quien pisaba un escudo dibujado en el césped de un estadio. Su escudo, nuestro escudo. Su estadio, nuestro estadio. Uno ya nos lo han arrebatado. Al otro le queda muy poco.

    Francisco José Estévez Hernández y Jesús Manuel Martínez Caja

    Abogados de Señales de Humo

  • UEFA Champions League, sorteo de octavos de final. Bayer Leverkusen - Atlético de Madrid

    El Atlético de Madrid ha quedado emparejado con el Bayer Leverkusen en el sorteo de los octavos de final de la UEFA Champions League que se ha celebrado hoy. El partido de ida se celebrará en el estadio BayArena el miércoles 21 de febrero y el partido de vuelta tendrá lugar en el estadio Vicente Calderón el martes 15 de marzo. Ambos partidos darán comienzo a las 20:45.

    El sorteo completo es el siguiente:

    Manchester City - AS Mónaco

    R Madrid - SSC Napoli

    SL Benfica - Borussia Dortmund

    FC Bayern - Arsenal

    FC Porto - Juventus

    Bayer Leverkusen - Atlético de Madrid

    PSG - Barcelona

    Sevilla - Leicester City

  • ¿Y a los aficionados del Atleti, quién nos indemniza?

    Por su interés reproducimos el artículo publicado en diario16.com el pasado 28 de noviembre por el miembro de SdH Jesús Martínez.

    A estas alturas ningún atlético debe albergar duda alguna respecto al traslado de los trastos a La Peineta en agosto de 2017. Es un hecho que salvo sorpresa de última hora el nuevo estadio, ya se llame finalmente Wanda, Telefónica o cualquier otra marca que pague lo suficiente, será el escenario del Atleti a partir de la temporada 2017-18.

    Cuesta llamarlo casa. El Manzanares, el Estadio Vicente Calderón, lo levantó la afición atlética y fue de su propiedad hasta 1992. Es fácil sentirlo como tu casa, máxime si has nacido y crecido en él con todos los recuerdos y vivencias que ello conlleva. Con el nefando advenimiento del gilismo todo cambió y el Templo ha llegado a ser propiedad de los más variopintos personajes ajenos totalmente al Club. Ya lo expliqué en su día. Y de aquellos barros estos lodos.

    Pero volvamos al presente y escudriñemos los motivos por los cuales la afición rojiblanca se encuentra ante esta encrucijada. La entelequia del Madrid olímpico fue el caldo de cultivo para que entre Gallardón, Gil Marín y Cerezo se urdiera un plan que debería haberse finiquitado desde el mismo momento en que se cotejó que Madrid nunca sería olímpica o, al menos, en los años venideros y por mucho tiempo. Porque se podía haber hecho cuando las obras no estaban comenzadas, dejando las cosas como están.

    Sin embargo, el consistorio del PP prosiguió con el proyecto para inmediatamente abandonarlo y dejarlo a su suerte. Gil Marín hizo lo mismo. Desde el 2008 en que se firma el Convenio patrimonial entre el Ayuntamiento y el Club las obras se iniciaron tarde y mal y se han estado ejecutando incluso sin licencia por obra y gracia de la administración municipal pepera. Y respecto de las infraestructuras ni se movió una piedra. Y el convenio estipulaba unos plazos. Era fácil adivinar que si antes de acabar el 2016 había de recalificarse el suelo para poder venderlo al Atlético de Madrid, que tiene de plazo para decidir comprarlo –como así será- hasta abril de 2017, lo lógico es que ya quisiera ocupar el estadio, como fecha tope, en la temporada 2017-18.

    En cualquier caso, el Atleti podría haber inaugurado el estadio mucho antes. Mejor dicho, debería haberlo inaugurado en la 2015-16, eso sí, en régimen de concesión adquiriéndolo después. Hubiera dado igual porque las infraestructuras que ni siquiera se han empezado ahora tampoco lo hubieran hecho hace dos años, obviamente. Pero este dato es transcendente. Me explico.

    Cuando Ahora Madrid llega al gobierno municipal, se encuentra con una patata caliente de considerables dimensiones y difícil encaje pero no tuvo los redaños de poner fin a la situación. Y ello a pesar de que todas las voces desde el Consistorio clamaban por el disparate que se avecinaba. Pero nadie reparó o quiso hacerlo en la estipulación 5 del Convenio patrimonial que obligaba a ejecutar el estadio en el plazo de tres años desde la firma del acta de replanteo. Como quiera que el acta de replanteo se firmó el 21 de octubre de 2011, salvo que se haya -acordado una prórroga para la total ejecución de las obras, lo cual ni consta ni se ha hecho público, es evidente que el Club habría incumplido la estipulación 10 a) del Convenio –ejecución en plazo- y habría incurrido en una infracción por falta muy grave, recogida en la estipulación 18 a), 1, que podría implicar la extinción de la concesión de conformidad con lo previsto en la estipulación 20, 2 a).

    En consecuencia con lo expuesto, entresacado del propio texto del Convenio, es evidente que el estadio debería haber quedado ejecutado antes del 24 de octubre de 2014 y como no se hizo así, el Ayuntamiento podría haber extinguido la concesión por un incumplimiento imputable al Club. El coste de extinción de la concesión hubiera sido indemnizar al Club por las obras realizadas hasta la fecha, nunca más de 36 millones de euros, pues ese era el coste estimado de ejecución cuando Slim decidió paralizar la obra y resolver el contrato suscrito con Gil Marín, que como conocen permutaba las plusvalías urbanísticas del suelo del Calderón por el coste total de ejecución del nuevo estadio. Dicha resolución, ha supuesto un resultado negativo para el Club de 25.5 millones de euros, según recogen las cuentas anuales, pero ya dedicaremos un artículo para examinar, en mi humilde opinión, la negligencia supina de Gil Marín y sus asesores a la hora de afrontar dicha resolución.

    Resultaría una boutade pensar que el gobierno municipal del PP iba a provocar la extinción de la concesión, habiendo sido promotor del convenio y máximo coadyuvante del caos generado. Y las razones de que Ahora Madrid no lo haya hecho pueden radicar en la bisoñez en el gobierno y el miedo a la hora de encarar la medida. Y ciertamente en la responsabilidad que entraña la misma, pues hubiera implicado indemnizar al Atleti en una suma con la que no se cuenta ni por asomo. Cierto es que el Ayuntamiento se encuentra en una situación financiera muy complicada, no cabe negarlo, pero no se trata solo de sujetar las cartas que tienes en tu mano, hay que saber jugarlas. Y que a agosto de 2017 no se iban a haber desplegado las medidas necesarias para paliar los problemas de seguridad y movilidad de la zona era de todos conocido.

    La situación es de auténtico caos con un estadio que se inaugura en poco más de 9 meses y con los accesos, transportes y demás infraestructuras de movilidad aún por iniciar, si no por definir. En estas circunstancias lo aconsejable es diferir la apertura del estadio pero Gil Marín esgrime compromisos comerciales ineludibles que implicarían penalizaciones económicas para el Club. Y más allá de ese incumplimiento esencial de no ejecutar la obra en plazo, lo cierto es que para esa fecha todo lo que corre por cuenta del Atlético de Madrid estará ejecutado, luego no cabría denegar la licencia de funcionamiento del estadio por no darse una serie de circunstancias cuya solución no compete al Club, sino a la propia administración a tres bandas –Ayuntamiento, Comunidad y Fomento-.

    LA INAUGURACIÓN DEL NUEVO ESTADIO DEL ATLÉTICO DE MADRID EN AGOSTO DE 2017 SERÁ UNA DE LAS MEDIDAS MÁS ANTISOCIALES QUE SE ADOPTEN EN MADRID EN AÑOS

    Lo que si cabe asegurar es que la inauguración del nuevo estadio del Atlético de Madrid en agosto de 2017 será una de las medidas más antisociales que se adopten en Madrid en años, perjudicando gravemente a un populoso vecindario y a una afición que arrastra miles de hinchas a su estadio, al mismo tiempo. Y esa medida se ve avocado a adoptarla un Ayuntamiento que al menos sí ha mostrado interés en solventar el problema, un ayuntamiento que escucha a la ciudadanía, que propone soluciones y que dista mucho de ser ese PP hermético y tirano, aunque, es obvio que no es ningún consuelo, ni resulta de recibo escuchar al Concejal delegado de Urbanismo y Desarrollo Sostenible que los primeros años habrá problemas de movilidad en la Peineta.

    Insisto, no se puede obligar a una afición a soportar un éxodo caótico y frustrante que además encara entre mentiras y falta de transparencia por parte de los dueños del Club y bajo su ordeno y mando, los cuales hacen y deshacen a su antojo y comodidad sin contar con los portadores del sentimiento atlético y los que verdaderamente sujetan la entidad: los aficionados.

    Los vecinos de San Blas, Las Musas, Las Rosas, Amposta, Rejas, Colonia Fin de Semana…todos ellos levantados en armas desde siempre por las carencias que sufre el distrito, padecerán las molestias igualmente, pero a la larga la llegada del Atleti les va a transformar sus barrios para mucho mejor, pues gran parte de sus reivindicaciones se van a ver satisfechas si finalmente se desarrolla todo lo planeado. Que habrá que verlo.

    Lo que nadie acaba de entender es la lacra que supone tantos años perdidos, de dejadez y molicie administrativa y de negligencia e incuria de los regidores del Club, cuyas nefastas consecuencias habrán de soportar y padecer los aficionados del Atleti. ¿Y a nosotros, quién nos indemniza?.

    ES LA PROPIA DESIDIA DE LA ADMINISTRACIÓN, PRINCIPALMENTE DEL AYUNTAMIENTO QUE ES QUIEN MANTIENE EL PROBLEMA DE SACAR EL PROYECTO ADELANTE EN SU CIUDAD

    En conclusión, es la propia desidia de la administración, principalmente del Ayuntamiento que es quien mantiene el problema de sacar el proyecto adelante en su ciudad, la que va a propiciar que en agosto de 2017, tanto vecinos como aficionados pasen un calvario durante al menos 30 días al año y por varios años. Cierto es que quien genera esta vorágine es el PP y Ahora Madrid lo hereda con una capacidad de reacción muy limitada en el tiempo. Pero todos se han dormido en los laureles, pues no resulta de recibo que durante años no se hayan ejecutado unas infraestructuras que podrían haber corrido en paralelo a la edificación del estadio. Quizá todo se circunscriba a un problema financiero. Es posible que nada se haya hecho por falta de dinero, pues la inversión se antoja millonaria. Y nadie es capaz de asegurar que ese problema se haya resuelto en el momento actual.

  • El desahucio consentido de una afición

    Por su interés reproducimos el artículo publicado en diario16.com el pasado 12 de octubre por el miembro de SdH Jesús Martínez.


    “Está en el suroeste de la ciudad. Junto al río, en la orilla izquierda. Hace muchos años por allí lavaban la ropa las lavanderas. Hoy, el Manzanares está canalizado y sus aguas van limpias. La ciudad ha crecido por esa zona. Nuevas casas, mejores edificaciones, trazado urbanístico. El barrio es tan típico madrileño que por allí ha habido de todo para la historia: romería y rezos camino de la ermita de San Isidro, y blasfemias y fusilamientos en la pradera “por eso de la política”. Pero esto pertenece al Madrid viejo”.

    Así abría el mítico Enrique Gil de la Vega “Gilera”, su artículo de ABC de 28 de septiembre de 1966. Pero como bien expresaba él, remontándose a algunas décadas atrás, eso se engarzaba en el pasado, en lo antiguo. Aquí debemos hablar del futuro, pero no será sin que me permitan que siga rebuscando un poquito en la historia.

    Tal y como estaba el patio en 1958, el Atleti se aventuró a emular a su eterno rival y dio el primer paso para afrontar un desafío tan ilusionante como arriesgado: la construcción de un estadio en propiedad –el Metropolitano lo era, pero ya se había adquirido reconstruido-. Sin duda toda una epopeya en una época de vacas flacas, de serenos y faroleros, de paveras, vendedoras de carracas y aleluyas, tundidores y talabarderos. Un Madrid de fotografías de Catalá Roca en el que por entonces ni había vacaciones y por encima del puente de Vallecas pasaba el tren.

    Los terrenos junto al río fueron expropiados por el Ministerio de Obras Públicas y vendidos por Canalización del Manzanares al Club, como “zona deportiva” por diez millones de las antiguas. Los costes de urbanización incrementarían la inversión en otros 15 millones, en total 25 millones. En 1959 ya se colocaba la primera piedra del proyecto diseñado por el propio Presidente y arquitecto, Don Javier Barroso, junto con Don Luis Gana, célebre arquitecto que diseñó la bellísima plaza de toros de Bilbao.

    Tras el arranque de las obras y sucesivos parones por falta de liquidez, en 1963 se vende finalmente El Metropolitano por 110 millones de pesetas, obteniendo unos cuantiosos réditos pues gracias a la Compañía Metropolitana que puso un precio ganga de 12 millones y la ayuda generosa del Patronato de Nuestra Señora de Loreto, de huérfanos de aviación, entre otros benefactores, se había pagado como se pudo.

    Lo cierto es que el querido Metropolitano estaba quedando encorsetado entre los bloques de viviendas que hacían crecer al barrio y el aparcamiento se volvía imposible y costoso, pues los solares adyacentes eran todos de propiedad privada. Se hacía necesario el cambio como habían vislumbrado los regidores del Club, pero aún se ocupó el Stadium unos años más, después de vendido, gracias a la generosidad de la empresa adquirente. En 1966, con el Atleti ya en su nueva casa, fue demolido para construir un edificio de viviendas. Ese mismo año no resultaba extraño ver cómo se simultaneaban los entrenamientos de los jugadores con las labores de preparación y estudio del terreno para la futura edificación.

    Finalmente, el 2 de octubre de 1966 se inaugura frente al Valencia un Estadio Manzanares aún no concluido – hasta 1972 no se culminó la Preferencia-, cuyo coste de ejecución ascendería a los 230 millones de pesetas, lo que supuso un esfuerzo brutal para el Club y sus socios, que en su mayoría suscribieron obligaciones hipotecarias a largo plazo.

    Era un estadio que, como el Club, pertenecía por derecho a la afición, y se convirtió en el principal patrimonio atlético por muchos años. Justo hasta 1992, año funesto en el que el Club, reconvertido en fraude de ley en Sociedad Anónima Deportiva, pasó a pertenecer ilegítimamente a una familia conocida por todos. No abundaremos en este asunto.

    Nos trasladamos a octubre 2016, justo cuando el Estadio Vicente Calderón acaba de cumplir 50 años de más gozos que sombras, al menos para quien esto escribe. Si bien desde julio del expresado 92, es cierto que las visitas al Templo, tras 24 años de asistencia continuada, se vieron interrumpidas de cuajo -aunque no para siempre-, el recuerdo que permanece en mi memoria, desde el triplete de Zapatones al Cagliari en 1970, con un todavía Estadio Manzanares abarrotado –se le redenominó un año después- es eminentemente glorioso.

    No perderé una sílaba en ponerles en situación respecto al traslado al nuevo estadio, sus problemas de acceso y movilidad ya han sido tratados suficientemente además de advertidos desde hace ya meses. La preocupación ahora es otra, porque el tiempo apremia. Al grano.

    El nefando Convenio Patrimonial suscrito el 12 de diciembre de 2008, al albur del futuro Madrid Olímpico que nunca fue, entre Gallardón y Cerezo –supuestamente en nombre del Ayuntamiento y el Club- “En relación con el Estadio de Madrid”, pues así se denomina, , establece en su expositivo Tercero:

    “La calificación urbanística del Estadio de Madrid como rotacional de servicios colectivos y uso pormenorizado de deportivo singular, permite únicamente en estos momentos otorgar una concesión demanial sobre dicha instalación deportiva y acordar la enajenación de dicha instalación como un bien futuro”

    Para los legos: ahora mismo la parcela del estadio de La Peineta la tiene el Atleti en régimen de concesión y para adquirirla en propiedad deben darse una serie de condicionantes que se concretan en “la desafectación y depuración física y jurídica del bien” o dicho en cristiano, que se recalifique de equipamiento deportivo público a privado. Para eso deben modificarse las normas urbanísticas y todo debe pasar por un Pleno del Ayuntamiento, que presuntamente se celebrará a finales de octubre y posteriormente debe ser autorizado por el Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid, que dispone de un plazo de cuatro meses para ello.

    Hasta aquí todo parece fácil, pero el Convenio lo complica un poquito al establecer un límite temporal para la recalificación de la parcela: el 31 de diciembre de 2016. Si a dicha fecha no se ha obtenido la recalificación y por consiguiente el Atleti no pudiera adquirir en propiedad La Peineta, tiene dos opciones para jugar en régimen de concesión a ejercitar hasta el 30 de abril de 2017:

    A.- Elegir jugar en La Peineta en concesión hasta 2083, siendo restituido de los pagos en especie realizados a cuenta de la adquisición de la propiedad (unos 7 millones de euros hasta la fecha) y abonando un canon anual de 1.598.159,50 €, actualizables anualmente según IPC desde el año 2008.

    B.- Elegir jugar en La Peineta en concesión hasta 31 de diciembre de 2019, sin pagar canon alguno y debiendo ser indemnizado por los gastos de traslado, por todos los pagos en especie realizados a cuenta de la adquisición en propiedad del estadio y por el coste de ejecución de las obras realizadas (valor de reposición).

    En consecuencia, el Atleti solo se vería indemnizado en lo ya gastado, sin obtener beneficio alguno al no establecerse indemnizaciones suplementarias, de forma evidentemente incomprensible, pues los daños superan con creces el coste soportado..

    Podría parecer que el Club es una mera víctima de las veleidades de las administraciones y su burocracia, pero no podemos olvidar que todo nace de un incumplimiento esencial por su parte: el Convenio establece -estipulación 5- que las obras de ejecución del nuevo estadio deben concluir en un plazo máximo de tres años a contar desde la firma del acta de replanteo, que tuvo lugar el 21 de octubre de 2011. El retraso, pues, es considerable y el incumplimiento tan esencial que podría dar lugar a la resolución del Convenio -estipulación 18. A. 1, en relación con la 20. 2 a)-. Difícil papeleta defender cualquier tipo de incumplimiento de adverso cuando tú has incumplido previamente..

    Así las cosas y sin ánimo de ser alarmistas, insistimos en que estamos a mediados de octubre y entre Ayuntamiento y Comunidad de Madrid no hacen más que pasarse la patata caliente, y hemos de concluir que quedan apenas dos meses y medio para solventar la recalificación de la parcela de la Peineta, plazo que se nos antoja muy corto, máxime con la diáspora de decisiones políticas que deben acometerse entre administraciones, con una formación de gobierno en ciernes o, en su defecto, terceras elecciones a la vista. De hecho no se han puesto ni siquiera de acuerdo en el precio de adquisición de la parcela, pues el Convenio marca poco más de 41 millones y la Comunidad exige más de 70.

    Que el Atleti no pueda adquirir en propiedad el nuevo estadio sería algo de todo punto deleznable. El Consejero Delegado ha dicho por activa y por pasiva que el traslado solo se efectuaría en propiedad, pero su credibilidad, tras una gestión tan falta de transparencia y plena de mentiras, está a nivel gravítico.

    Cierto es que el Estadio Vicente Calderón lamentablemente ya no pertenece a la afición, que ha pasado por periodos en que ni siquiera fue de la SAD, sino de una sociedad denominada “División Inmobiliaria” que percibió millones de euros en concepto de alquiler por permitir que el Atleti jugara allí algunos años, manejándolo todo la familia Gil a su exclusivo antojo hasta devolverlo otra vez al patrimonio del Club –que no de la afición que lo pagó-.

    Resulta muy duro pensar que aquello que los socios pagaron con tanto esfuerzo y dedicación
    , quede ahora como objeto de especulación urbanística de unos pocos que se apropiaron del Club delictivamente, para acabar de alquiler en el extrarradio de Madrid.

    Todo apunta a que es necesario buscar una solución que podría pasar por prorrogar en consenso los plazos del convenio en un mínimo de un año, a fin de ganar tiempo para acometer las obras de los accesos y solventar el problema de la recalificación del la parcela. En cualquier caso, es casi imposible, por razones de seguridad y movilidad, que la temporada 2017-2018 la inicie el Atleti en La Peineta.

    Una vez más, la afición queda desprotegida, ninguneada injustamente a pesar de ser el principal baluarte de este Club. Pero, una vez más, permanece callada y expectante, sin reivindicar la más mínima explicación, máxime si lo deportivo marcha viento en popa al timón impagable del Cholo. Pero uno siente mucha lástima e incluso cierto desapego “familiar” ante la postura mayoritaria de una hinchada despreocupada que no se moviliza para salvar la herencia que tanto esfuerzo costó a sus ancestros. Que permanece desconcertada pero impasible ante desahucio consentido de toda una afición.

    Decía el añorado Gilera, en ese artículo de 28 de septiembre del 66, a solo cuatro días del estreno del Manzanares, que el Atleti debería quitar el nombre al Paseo de los Melancólicos “porque en el fútbol puede haber tristeza en caso de derrota, pero no melancolía. Qué ingenuo el maestro, oigan. ¡ Qué ingenuo ! Y que terrible derrota.
     

  • Maldita movilidad

    Por su interés reproducimos el artículo publicado en ctxt.es el pasado 22 de septiembre por el presidente de SdH José Luis Sánchez Ayuso.

    Dos condenas nos han caído a los atléticos por cometer el delito de dejarnos arrebatar el club por el catedrático de la corrupción española: D. Jesús Gil y Gil, y su cooperador necesario: D. Enrique Cerezo; en la que se perpetúan varios herederos del primero.

    Además de apropiarse indebidamente del club, estafarnos al vendernos nuestros propios “negritos”, arrojarnos al infierno de la Segunda División, extraernos de las competiciones europeas durante 14 años. Además, digo, nos condenan al exilio, a las fronteras de Madrid, al más allá de la M-40, desde la Plaza Mayor y el mismísimo río Manzanares que ahora nos acogen. Y además, vuelvo a decir, nos condenan doblemente, porque ese exilio será un sufrimiento constante, infinito, diario.

    Bien nos vamos a acordar los atléticos de cuál fue nuestro delito, y tiempo vamos a tener mientras esperamos para poder acceder o salir del estadio.

    EN ESTA SEMANA SE HABLA EN MADRID DE LA MOVILIDAD. ESA CUALIDAD BRILLA POR SU AUSENCIA EN EL ENTORNO DEL ESTADIO DE LA PEINETA.

    En esta semana se habla en Madrid de la Movilidad, de la maldita movilidad. Pues bien, esa cualidad de los cuerpos para desplazarse brilla por su ausencia en el entorno del Estadio de La Peineta.

    Y no lo dice el que escribe, sino los propios técnicos municipales que calificaron de “notable disconfort” lo que sufrirán los aficionados del Atleti que acudan en su vehículo. Y cuantificaron en una hora el tiempo mínimo para desalojar el aparcamiento de sólo 4.700 plazas de que dispone. Y otro tanto llevará conseguir acercarse al campo.

    Puesto que el aforo de ambos estadios es casi idéntico (algo menor el conseguible ahora en La Peineta frente a los 70.000 espectadores que albergaba el Vicente Calderón antes de las reformas emprendidas por la Directiva que ahora nos exilia), bien se puede hacer un ejercicio comparativo para vaticinar el caos que supondrá acudir a La Peineta.

    LOS BARRIOS DE SAN BLAS Y LAS ROSAS PRESENTAN EL DUDOSO HONOR DE SER EL QUE MENOS PEÑAS DEL ATLETI TIENE

    Actualmente, casi un tercio de los aficionados colchoneros proviene de las populosas barriadas cercanas: Carabanchel, Usera, Aluche, Centro, Arganzuela, Moncloa, Chamberí (que no es lo mismo que Chamartín). Y, por el contrario, en La Peineta los barrios de San Blas y Las Rosas presentan una menor densidad, teniendo el primero el dudoso honor de ser el que menos peñas del Atleti tiene. Todo esto se traduce en un incremento de las necesidades de movilidad en medio de transporte. Cerca del estadio hay menos gente y menos aficionados del Atleti, luego tendremos que ir de alguna forma si queremos llenarlo. ¿Cuáles son esos medios de transporte para llegar?

    Aparentemente, Metro de Madrid ha plantado la estación con el mayor andén de la compañía en el Estadio Olímpico (olímpico ya sólo queda el nombre de la estación). Pero la gente no viaja en andenes, viaja en trenes, luego hay que esperar que la frecuencia de paso de la línea 7 (Pitis – Henares) aumente para sacarlos de ese macroandén, donde el tren para y te bajas, sí o sí, pues hay que cambiar de vía para continuar trayecto. Luego, más gente al andén. Los convoyes de la serie 9000 que circulan por esta línea 7 anuncian una capacidad de 1.300 pasajeros. Por cierto, que Metro de Madrid bien podría poner el nombre de Vicente Calderón a su estación de Pirámides en la línea 5 si finalmente nos acabamos marchando de allí, como puso Metropolitano a la más cercana a nuestro anterior Stadium en Reina Victoria (de muy lejos viene nuestra estrecha relación con los trenes suburbanos).

    LA ESTACIÓN DE CERCANÍAS MÁS CERCANA ESTÁ EN COSLADA, Y NO ES ACCESIBLE A PIE

    La estación de cercanías más cercana está en Coslada, y no es accesible a pie como Pirámides, o Embajadores, o Atocha. Hay que coger el metro. Es decir, metemos más gente en la estación.

    El resto es tráfico de superficie, ya sean autobuses o automóviles privados. Y aquí la ocurrencia era supina: generar espacios de aparcamiento en Mercamadrid y lanzaderas al estadio. Además del mencionado parking de 4.700 plazas junto a la tribuna. Pues bien, todo ese tráfico tiene que circular por dos rotondas, la de plaza de Grecia y la que existe sobre la M-40 que une Arcentales y Coslada. Y eso lleva al colapso, pues si reducimos el tráfico a esos 4.700 vehículos, tardarían en atravesarla casi 90 minutos, y serán muchos más vehículos, más autobuses.

    No podemos pronunciarnos sobre los que vayan en motocicleta, bicicleta o patinete, pero auguramos que serán una minoría.

    Resulta curioso, pero tenemos helipuerto. Antes no teníamos. Esperemos que ningún atlético lo necesite para salir con urgencia del estadio, ni nadie. Para llegar lo van a usar muy pocos.

    EL CLUB ATLÉTICO DE MADRID, SAD SÓLO PUEDE ACTUAR EN EL ESTADIO Y UNA FRANJA DE 40 METROS A SU ALREDEDOR

    Acabamos de conocer que nuestro proyecto deportivo, lo más creíble y tangible que tiene un atlético, hoy por hoy, puede tener fecha de caducidad. Y que esta coincide con el traslado. Luego, cuanto más tardemos en irnos, quizás más duren nuestras ilusiones. ¿Cuál puede ser el principal obstáculo? La licencia de funcionamiento y las infraestructuras previas que hay que desarrollar. El Club Atlético de Madrid, SAD sólo puede actuar en el estadio y una franja de 40 metros a su alrededor: el resto está en manos municipales. El Ayuntamiento deberá sacar un concurso para urbanizar el entorno, y eso vale dinero, debe sujetarse a la ley y tiene sus plazos. Quizás haya que dar allí la penúltima batalla jurídica. “Remember Little Big Horn”… reza la pancarta de una peña rojiblanca.

    Llega la hora de despedirse, y no me he presentado. Tengo el honor de presidir una modesta asociación de atléticos de buena fe, llamada Señales de Humo. Que respecto a La Peineta exigía de siempre que se consiga suelo en propiedad en este ámbito, y ahora, que la movilidad esté asegurada en todos los aspectos. Por ese motivo habíamos programado varias concentraciones de vehículos en la rotonda de la M-40, junto a La Peineta, entre las 17:30 y las 19:00, dando vueltas a su alrededor como buenos indios.

    La propia Delegación del Gobierno en Madrid las ha prohibido, alegando que podría alterarse el orden público en caso de colapsarse el nudo con nuestras dos docenas de vehículos. En 2005, el máximo responsable de la movilidad municipal ya prohibió que 9 vehículos hicieran esa maniobra, por la certidumbre de colapso del nudo norte.

    Esperamos que la ahora alcaldesa Manuela Carmena ponga solución a esta situación, y como jueza que fue, sepa poner orden y justicia, no precipitándose. Quizás el primer paso sea acceder a reunirse con nosotros, pues ya lo solicitamos por Registro cuando se anunció que el Atleti pudiera disputar partidos en día laborable a las 19:00, en plena hora punta. Su política y capacidad de diálogo no pueden ser las mismas del Partido Popular, el que nos exilió de la mano de los que nos robaron el club.

    En otra ocasión hablaremos de por qué en un estadio olímpico, los pobres de los fondos vemos el fútbol 40 metros más lejos.

    En barco no vayan. En este río no hay peces, ni árbitros. Sólo coches, muchos coches.

  • Plantilla 2016/2017

    Esta es la plantilla del Atlético de Madrid con los dorsales oficiales para la temporada 16/17:

    1Miguel Ángel MOYÁPortero 
    2Diego GODÍNDefensa
     
    3FILIPE LUIS KasmirskiDefensa 
    4



    5TIAGO Cardoso
    Centrocampista
     
    6Jorge Resurrección, KOKE
    Centrocampista 
    7Antoine GRIEZMANNDelantero 
    8
    SAÚL ÑíguezCentrocampista 
    9Fernando TORRESDelantero 
    10Yannick CARRASCO
    Extremo 
    11Ángel CORREACentrocampista 
    12
    AUGUSTO FernándezCentrocampista 
    13
    Jan OBLAK
    Portero
     
    14GABI FernándezCentrocampista 
    15Stefan SAVIĆDefensa 
    16Šime VRSALJKODefensa 
    17
    Alessio CERCIExtremo
    18

     
    19LUCAS HernándezDefensa 
    20JUANFRAN Torres
    Defensa 
    21Kevin GAMEIRO
    Delantero
     
    22THOMAS Partey Teye
    Centrocampista 
    23Nicolás GAITÁNCentrocampista 
    24José María GIMÉNEZDefensa
     
    25
    André MOREIRAPortero

    Altas

    Gameiro (Sevilla), Gaitán (Benfica), Vrsaljko (Sassuolo), Diogo Jota (Paços), Santos (Deportivo Cali), Velázquez, Mensah (Getafe), Manquillo (Marsella), Borja (Eibar), Héctor (Elche), Moreira (Os Belenenses), Werner (Atlético Rafaela)

    Bajas

    Borja (Swansea), Gámez (Newcastle Utd), Baptistão (Espanyol), Bono (Girona), Monsalve (Deportivo B), Sílvio (Wolverhampton)

    Cedidos

    Vietto, Kranevitter (Sevilla), Santos (Villarreal), Theo (Alavés), Werner (Boca Jrs), Velázquez (Braga), Mensah (Vitória), Manquillo (Sunderland), Óliver, Diogo Jota (Oporto), Amath (Tenerife), Héctor (Albacete)

    Enviado sep 01 2016, 01:00 por SDHEditor con no comments
    Archivado en:
  • Sorteo de la fase de grupos de la UEFA Champions League 2016/17


    El Atlético de Madrid se enfrentará a Bayern de Múnich, PSV Eindhoven y FC Rostov en la fase de grupos de la Champions League. El calendario es el siguiente:

    Jornada 1 - Martes 13 de septiembre.

    Bayern - FC Rostov
    PSV - Atlético de Madrid

    Jornada 2 - Miércoles 28 de septiembre.

    Atlético de Madrid - Bayern
    FC Rostov - PSV

    Jornada 3 - Miércoles 19 de octubre.

    FC Rostov - Atlético de Madrid
    Bayern - PSV

    Jornada 4 - Martes 1 de noviembre.

    Atlético de Madrid - FC Rostov
    PSV - Bayern

    Jornada 5 - Miércoles 23 de noviembre.

    FC Rostov - Bayern
    Atlético de Madrid - PSV

    Jornada 6 - Martes 6 de diciembre.

    Bayern - Atlético de Madrid
    PSV - FC Rostov

    Todos los partidos comenzarán a las 20:45 excepto los que juegue como local el FC Rostov que lo harán a las 18:00 y serán retransmitidos por beIN salvo un partido de la jornada del martes que será elegido por A3TV.

  • Operación Mahou-Calderón: ¿Es viable el traslado inminente del Atlético al nuevo estadio?

    Por su interés reproducimos el artículo publicado en iusport.com el pasado 27 de julio por el miembro de SdH Francisco José Estévez.

    Operación Mahou-Calderón: ¿Es viable el traslado inminente del Atlético al nuevo estadio?

    Análisis de la sentencia del Tribunal Supremo de 13 de julio de 2016

    Durante estos días, se ha publicado la sentencia del Tribunal Supremo, de 13 de julio, que ha resuelto el Recurso de Casación nº  1927/2015, interpuesto por el Ayuntamiento de Madrid, el Club Atlético de Madrid, S.A.D. y Mahou, S.A., frente a la dictada por la Sección primera de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, relativa al ámbito "Mahou-Vicente Calderón".

    Es la segunda vez que la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Supremo (TS) se manifiesta sobre dicha cuestión pues, el 2 de octubre de 2014, estimando un recurso interpuesto por la empresa Mahou frente a la Sentencia de 2 de febrero de 2012 del Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM), había ordenado la reposición de las actuaciones al momento anterior al de contestación a la demanda, con el fin de que la citada mercantil pudiese intervenir en el asunto.

    Dicha decisión del TS provocó, por lo tanto, que se volviese a tramitar todo el procedimiento 705/2010, hasta que el TSJM volvió a dictar Sentencia, el 13 de abril de 2015, estimando de nuevo en parte,  el  recurso inter¬puesto  por  la Asociación Señales de Humo, contra  el  acuerdo de la Comunidad de Madrid de fecha 29 de diciembre de 2009, que aprobaba definitivamente la Modificación Puntual del PGOU Madrid de 1997, en el ámbito “Mahou- Vicente Calderón”

    Por medio de dicha resolución, el TSJM anulaba los particulares de la referida modificación puntual, que permiten una edificabilidad general  por encima de la prohibición legal de edificar  una altura superior a tres plantas más ático, reiterando con ello la posición del Tribunal, ya adoptada en su anterior y referida sentencia, dictada tres años antes.

    En esta ocasión, el Supremo ha ordenado la retroacción de lo actuado, al momento inmediatamente anterior al de dictar sentencia por el TSJM, a fin de que se dé suficiente respuesta a las cuestiones que se suscitan, en relación con el apartado 8 del artículo 39 de la Ley 9/2001, de 17 de julio, del Suelo de la Comunidad de Madrid (introducido en la misma a través del artículo 13 de la Ley de Madrid 3/2007, de 26 de julio) y la Disposición Transitoria que, respecto de este concreto precepto, la misma Ley incluye.

    La Doctrina Jurisprudencial en que ha basado el TS su decisión, se basa en los principios de unidad de doctrina, igualdad y seguridad jurídica, y en el contenido de su propia resolución de 30 de noviembre de 2007: “… Interpretados en conexión con lo establecido en los arts. 152.1 párrafo segundo y tercero de la CE y 70 de la LOPJ se desprende el propósito legislativo de encomendar, en el orden contencioso-administrativo, a las Salas correspondientes de los Tribunales Superiores de Justicia de las respectivas CCAA, la determinación de la interpretación última del derecho de procedencia autonómica”.  

    Por lo tanto, el TS no sólo devuelve las actuaciones al TSJM, atribuyéndole la interpretación última; sino que además nos dice claramente que, como estamos en presencia de dos preceptos de una misma ley autonómica, su aislada invocación no podría servir de fundamento a un futuro recurso de casación, pues la Doctrina invocada deja claro que, tales cuestiones, no pueden ser conocidas por el Tribunal Supremo.

    O, dicho de otra forma, el TS está estableciendo la necesidad de que el TSJM resuelva suficientemente sobre todas las cuestiones controvertidas, pues será el último Tribunal que pueda hacerlo.

    Al contrario que en la ocasión anterior, en la que el TS ordenó la retroacción para que Mahou pudiera contestar la demanda planteada, pero no entró a fondo de ninguna de las demás cuestiones en que las partes basaban sus recursos, esta vez sí ha desestimado varios motivos esgrimidos conjuntamente por los recurrentes, negando de modo tajante que el TSJM incurriera en incongruencia o extralimitación alguna, o que provocara indefensión, lo que le lleva al rechazo, no sólo de los motivos en los que se defendía directamente la existencia de tales vicios, sino también: “de los distintos motivos ---relacionados con los anteriores--- formulados por las partes recurrentes, cuales son el séptimo de la entidad Mahou, S. A., el segundo y cuarto del Club Atlético de Madrid, S. A. D., y el tercero de los del Ayuntamiento de Madrid”.

    En mi modesta opinión, en base a todo ello, esta nueva resolución del TS nada tiene que ver con la anterior ni, como algunos comentaristas han defendido, puede afirmarse que “haya vuelto a evitar pronunciarse sobre el fondo de las cuestiones en litigio”.

    Tampoco, desde luego, tienen ningún sentido varios de los titulares que hemos podido leer durante estos días, según los cuales el Supremo “ha tumbado” la sentencia del TSJM.

    Por el contrario, lo que interpreto que ha hecho nuestro más alto Tribunal, ha sido reducir de modo drástico los motivos en los que las partes podrían basarse en un futuro, para volver a recurrir en Casación la sentencia que ha de dictar el TSJM, pues varios de ellos han sido ya desestimados y, respecto a otros, ha dejado claro que ni podrán sustentar futuros recursos, ni el TS podría manifestarse sobre ellos.

    Tal Doctrina jurisprudencial es aplicable a este litigio en concreto, por supuesto … Pero también a los demás que están en marcha ante el propio TSJM; como dos Procedimientos Ordinarios, ambos de 2015, uno de ellos tramitado entre las mismas partes, también a instancias de la Asociación Señales de Humo, a la que represento, que está pendiente de resolución en estos momentos, y otro iniciado por Ecologistas en Acción, ya sentenciado, en el que se ha vuelto a acordar la anulación del Plan Parcial “Mahou-Vicente Calderón”.

    El TSJM, en este último procedimiento, se refiere a que la modificación del PGOU ya había sido anulado, al estimar el anterior recurso de la Asociación Señales de Humo, porque permitía una edificabilidad general por encima de la prohibición legal de una altura superior a tres plantas más ático pero, además, ha introducido un nuevo motivo: que ni la Operación Mahou-Vicente Calderón, ni la modificación del PGOU, preveían las reservas de suelo obligatorias, destinadas a la construcción de vivienda protegida.

    Si tenemos en cuenta que estos dos últimos procedimientos, se han iniciado frente a la Resolución del Área de Gobierno de Urbanismo y Vivienda del Ayuntamiento de Madrid, de fecha 26 de noviembre de 2014, mientras que los anteriores, incluida la reciente sentencia del Tribunal Supremo, tienen su origen en el acuerdo del Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid de 29 de diciembre de 2009; está claro que nos encontramos ante una situación jurídica tremendamente compleja, en la que la Administración local va desarrollando un Plan tras otro, respecto al Ámbito “Mahou-Vicente Calderón”, que luego los Tribunales van anulando, sin solución de continuidad.

    Y para complicar un poco más el tema, la Comunidad de Madrid aprobó recientemente la Ley 4/2015, de 18 de diciembre, de modificación de la Ley del Suelo de la Comunidad de Madrid, mediante la que se deroga la limitación de alturas establecida por la misma, con la siguiente, peculiar y más que expresiva introducción:

    “Desde hace ocho años, la Comunidad de Madrid se encuentra a la deriva dentro de un mar de sentencias judiciales y paralizaciones de planeamientos de desarrollo que impiden la evolución de nuestras ciudades, privando de la oportuna actividad económica y oferta de empleo tan necesaria en la actualidad”.

    En mi opinión, desde luego que no han sido los Tribunales, sino la más que errática y persistente actuación de las Administraciones locales, la que ha creado esa “deriva” pero, en cualquier caso, es una lástima que, tratando de dar carpetazo a la situación creada,  con una celeridad inaudita y una técnica legislativa más que discutible, hayan introducido una Disposición Adicional bajo el título “Aclaración de la disposición transitoria de la Ley 3/2007, de 26 de julio, de Medidas Urgentes de Modernización del Gobierno y la Administración de la Comunidad de Madrid” que, ante la apariencia de esconder en su seno una intención de dotar a la reforma de efectos retroactivos, ha motivado la presentación de un Recurso de Inconstitucionalidad, promovido por más de cincuenta Diputados del Grupo Parlamentario Podemos-En Comú Podem-En Marea que (ver BOE nº 93, de 18 de abril de 2016) ha sido admitido a trámite por el Tribunal Constitucional, y está también pendiente de resolver, la Cuestión de Inconstitucionalidad propuesta por la Asociación Señales de Humo ante el TSJM.

    Mientras todo esto sucede, el Club Atlético de Madrid ha optado por ir a hechos consumados y, como es público y notorio, está promoviendo la construcción del nuevo Estadio de la Comunidad de Madrid, popularmente conocido como “La Peineta”, con la públicamente declarada intención de trasladarse al mismo en el comienzo de la Temporada 2017-18, a cuyo efecto ya ha iniciado el proceso de reserva de abonos para sus aficionados.

    Todo ello, sin haber solucionado, ni la situación del Ámbito Mahou-Calderón, ni tampoco la posibilidad –por tratarse de suelo público- ni el montante económico que tendría que abonar el Club, para adquirir el terreno en el que ahora se asienta La Peineta.

    Y el Ayuntamiento de Madrid, por su parte, tras el cambio político experimentado, acaba de anunciar un acuerdo, con el  Atlético de Madrid y Mahou, y el desarrollo de nuevo Proyecto, con el que pretende anular, tanto la modificación puntual del PGOU aprobada en 2009 a instancias del entonces alcalde, Alberto Ruiz-Gallardón, como el Plan Parcial de 2014, promovido por su sucesora en el cargo, Ana Botella, en virtud del cual la edificabilidad del desarrollo se reducirá de 175.000 a 147.000 metros cuadrados, y no habrá torres de más de 12 plantas.

    No obstante, está todo por definir. En julio de 2007 -hace ahora exactamente nueve años- las operaciones Mahou-Vicente Calderón y Peineta, evidentemente conectadas entre sí, se habían previsto bajo los auspicios y la ilusión popular inicial, de las sucesivas –y fallidas- Candidaturas de Madrid para la organización de los Juegos Olímpicos de 2012, 2016 y 2020, y cuando la crisis económica aún no había aparecido en toda su crudeza.

    Desde que el tercer fracaso olímpico fue considerado como el último, cup of café con leche mediante, y tras las sucesivas resoluciones judiciales contrarias, falla el elemento sustancial de intercambio, ya no salen las cuentas, y el resultado de las operaciones, no sólo no deja beneficio alguno para el Club Atlético de Madrid, sino que el mismo debe hacerse cargo de una serie de cuantiosos gastos, en infraestructuras y dotaciones, cambiando el único bien patrimonial del que es titular por un derecho de uso en suelo público, que no sólo es limitado en el tiempo, más allá de promesas no plasmadas en documento vinculante alguno, sino que además queda a expensas de la voluntad de las Administraciones, del ejercicio de la potestad de planeamiento que les corresponde, así como de los cambios de signo político o de voluntades que se puedan producir.

    En el Acto Informativo, organizado por la Asociación Peña Rojiblanca Los 50 en el Ilustre Colegio de Abogados de Madrid (ICAM), que se celebró el 29 de febrero pasado en presencia de todas las partes implicadas, el consejero-delegado del Club Atlético de Madrid, Sr. Gil Marín, reconoció la veracidad de la noticia publicada por el periodista Bruno García Gallo en El País, sólo dos días antes, según la cual, el Club ha obtenido un crédito del banco Inbursa, de 160 millones, con el fin de asumir la finalización del Estadio.

    Esta manifestación realizada en el ICAM, confirmaba hasta qué punto había cambiado la situación, teniendo en cuenta que, inicialmente, el club había firmado un acuerdo con la Constructora FCC, en 2010, para que levantara La Peineta a cambio de los aprovechamientos urbanísticos de los terrenos del Vicente Calderón.

    Sin embargo, a día de hoy, el Atlético ha recuperado dichos aprovechamientos, el nuevo Estadio se construye por FCC, pero con los recursos financieros del Club y se da la circunstancia, interpretable a día de hoy, pero cuya real trascendencia conoceremos cuando pase el tiempo, de que una misma persona, el magnate mexicano Carlos Slim, controla tanto el Banco prestamista, Inbursa, como la propia Constructora FCC.

    En el mismo acto del ICAM, el Sr. Gil llegó a plantear la posibilidad de que el Club se trasladase en 2017 al nuevo Estadio, incluso si para entonces aún no se ha resuelto el conflicto del ámbito Mahou-Vicente Calderón y el actual recinto continúa en pie, tratando de trasladar así la responsabilidad al Ayuntamiento que fue, al fin y a la postre, el que inició todo el proceso.

    Resulta obvio, pues, que el Club Atlético de Madrid está dispuesto a presionar al Ayuntamiento, utilizando hasta el final la llamada “Doctrina de los actos propios”, que  consiste en la vinculación de quien manifiesta una declaración de voluntad con su posterior cumplimiento, y en la imposibilidad de adoptar después un comportamiento contradictorio; todo ello en base a la regla de la buena fe, que impone el deber de coherencia en el comportamiento, como por ejemplo así figura en la  STC 73/1988, de 21 de abril.

    El Ayuntamiento, gobernado por Alberto Ruiz-Gallardón (PP), convenció en su día al Atlético sobre las bondades de una operación presuntamente redonda, en la que el cambio Calderón-Peineta era limpio, sin desembolso económico alguno. Y si el Ayuntamiento de Madrid lo empezó todo, también le corresponde terminarlo. No lo ha sabido hacer hasta ahora, según el reiterado parecer de los Tribunales y, teniendo en cuenta la carencia de accesos, transportes y de un nuevo desarrollo urbanístico en la zona donde se asienta “La Peineta”, es legítimo dudar sobre la viabilidad real del inminente traslado del Club Atlético de Madrid al nuevo Estadio porque, nueve años después, todo sigue estando en el aire.

    Francisco José Estévez Hernández

    @FranOmega – julio 2016

    Abogado – Letrado director de los asuntos, ante TS y TSJM, en nombre de la Asociación Señales de Humo

    TEXTO ÍNTEGRO DE LA SENTENCIA

  • Gameiro, nuevo jugador del Atleti

    El Atlético de Madrid ha fichado al delantero francés Kevin Gameiro (Senlis, Oise 9 de mayo de 1987) procedente del Sevilla. El jugador ha firmado por cuatro temporadas y el monto del traspaso se aproximaría a los 40 millones de € en caso de cumplirse todas las variables acordadas.

    Gameiro debutó como profesional en el campeonato francés con el Estrasburgo y defendió además los colores de Lorient y Paris Saint-Germain. Ante la masiva llegada de jugadores que ocupaban su posición abandonó el conjunto de la capital gala y fichó por el Sevilla en 2013. Con el equipo hispalense ha logrado 67 goles en 144 partidos y ha ganado tres títulos de la Europa League de manera consecutiva. Su palmarés como profesional lo completa un título de Liga con el PSG y sus números totales son de 164 goles en 403 partidos. Además ha sido internacional bleu en 8 ocasiones (con un único tanto anotado) aunque lleva sin ser convocado desde 2011.

    Enviado jul 31 2016, 09:00 por SDHEditor con no comments
    Archivado en:
  • Nico Gaitán, presentado


    El Atlético de Madrid ha contratado al centrocampista internacional Nicolás Gaitán (San Martín, Buenos Aires, 1988). El Benfica, club de procedencia del jugador, ha comunicado que el traspaso ha sido de 25 millones de €.

    Gaitán es un centrocampista zurdo que deslumbró en el partido de Champions League que enfrentó en septiembre de 2015 a Atleti y Benfica en el Calderón. Su carrera profesional se inició en Boca Jrs y de ahí pasó a Lisboa donde ha disputado las últimas seis temporadas. Su palmarés consta de un Torneo Apertura, una Recopa sudamericana y tres Ligas, una Copa y cinco Copas de la Liga de Portugal. Como profesional ha disputado un total de 346 partidos con 56 goles y 16 partidos y dos goles con la albiceleste.

    Enviado jul 19 2016, 10:00 por SDHEditor con no comments
    Archivado en:
  • Šime Vrsaljko, fichado

    El lateral derecho internacional croata Šime Vrsaljko (Rijeka, 10/01/1992) ha fichado por el Atlético de Madrid procedente del Sassuolo italiano. Vrsaljko debutó como profesional en el Lokomotiva Zagreb para pertenecer posteriormente a Dínamo de Zagreb, Genoa y al ya mencionado Sassuolo. Su bagaje es de 208 partidos con un gol marcado y su palmarés consta de 4 ligas y 2 copas de Croacia. Además, ha sido internacional en 18 ocasiones y ha disputado el Mundial de Brasil y la Eurocopa de Francia.

    Enviado jul 18 2016, 03:15 por SDHEditor con no comments
    Archivado en:
  • Calendario Liga 2016-2017

     


    Jornada 1, 21/08/2016
    Atlético de Madrid - Alavés

    Jornada 2, 27-28/08/2016
    Leganés - Atlético de Madrid

    Jornada 3, 10-11/09/2016
    Celta - Atlético de Madrid

    Jornada 4, 17-18/09/2016
    Atlético de Madrid -Sporting

    Jornada 5, 20-21/09/2016
    Barcelona - Atlético de Madrid

    Jornada 6, 24-25/09/2016
    Atlético de Madrid - Deportivo

    Jornada 7, 01-02/10/2016
    Valencia - Atlético de Madrid

    Jornada 8, 15-16/10/2016
    Atlético de Madrid -Granada

    Jornada 9, 22-23/08/2016
    Sevilla - Atlético de Madrid

    Jornada 10, 29-30/10/2016
    Atlético de Madrid - Málaga

    Jornada 11, 05-06/11/2016
    Real Sociedad - Atlético de Madrid

    Jornada 12, 19-20/11/2016
    Atlético de Madrid - R Madrid

    Jornada 13, 26-27/11/2016
    Osasuna - Atlético de Madrid

    Jornada 14, 03-04/12/2016
    Atlético de Madrid -Espanyol

    Jornada 15, 10-11/12/2016
    Villarreal - Atlético de Madrid

    Jornada 16, 16-17/11/2016
    Atlético de Madrid - UD Las Palmas

    Jornada 17, 07-08/01/2016
    Eibar - Atlético de Madrid

    Jornada 18, 14-15/01/2016
    Atlético de Madrid -Betis

    Jornada 19, 21-22/01/2016
    Athletic Club - Atlético de Madrid

    Jornada 20, 28-29/01/2017
    Alavés - Atlético de Madrid

    Jornada 21, 04-05/02/2017
    Atlético de Madrid - Leganés

    Jornada 22, 11-12/02/2017
    Atlético de Madrid - Celta

    Jornada 23, 18-19/02/2017
    Sporting - Atlético de Madrid

    Jornada 24, 25-26/02/2017
    Atlético de Madrid - Barcelona

    Jornada 25, 28/02 o 01-02/03/2017
    Deportivo - Atlético de Madrid

    Jornada 26, 04-05/03/2017
    Atlético de Madrid - Valencia

    Jornada 27, 11-12/03/2017
    Granada - Atlético de Madrid

    Jornada 28, 18-19/03/2017
    Atlético de Madrid - Sevilla

    Jornada 29, 01-02/04/2017
    Málaga - Atlético de Madrid

    Jornada 30, 04-05/04/2017
    Atlético de Madrid - Real Sociedad

    Jornada 31, 11-12/04/2017
    R Madrid - Atlético de Madrid

    Jornada 32, 15-16/04/2017
    Atlético de Madrid - Osasuna

    Jornada 33, 22-23/04/2017
    Espanyol - Atlético de Madrid

    Jornada 34, 25-26/04/2017
    Atlético de Madrid - Villarreal

    Jornada 35, 29-30/04/2017
    UD Las Palmas - Atlético de Madrid

    Jornada 36, 06-07/05/2017
    Atlético de Madrid - Eibar

    Jornada 37, 13-14/05/2017
    Betis - Atlético de Madrid

    Jornada 38, 20-21/05/2017
    Atlético de Madrid - Athletic Club
    Enviado jul 15 2016, 03:00 por SDHEditor con no comments
    Archivado en:
  • Rafael Santos y Diogo Jota presentados

    La ronda de presentaciones de nuevos fichajes se inicia este año con el colombiano Rafael Santos y el portugués Diogo Jota. Santos ya fue contratado en 2015 y ha pasado la temporada cedido en su club de origen, el Deportivo Cali cerrando su etapa verdiblanca con 26 goles en 62 partidos.

    Diogo José Teixeira da Silva (Massarelos, 04/12/1996), conocido futbolísticamente como Diogo J., es un centrocampista portugues procedente del Paços Ferreira con quien ha debutado en Primera División en 2014. Sus números son 47 partidos, 18 goles y ha firmado un contrato hasta 2021.

Más artículos < Página anterior - Página siguiente >

AVISO LEGAL - Esta web pertenece a la ASDH, sin relación directa alguna con la sociedad Club Atlético de Madrid SAD. El uso de cualquier marca propiedad de la última se hace de modo nominativo y en ningún caso con fines comerciales o de intento de confusión de marcas. Así mismo SDH no se responsabiliza de las opiniones de sus colaboradores, foristas, etc...

Ofrecido por Community Server (Non-Commercial Edition) Football Supporters International Federación de Accionistas y Socios del Fútbol Español Asóciate al Atlético Club de Socios a través de Señales