en

Rubén Uría. El Hacha. Obras Completas

Último artículo 21-04-2017 23:10 escrito por eduguada. 777 respuestas.
Página 1 de 52 (778 elementos) 1 2 3 4 5 Siguiente > ... Último »
Ordenar mensajes: Anterior Siguiente
  • 05-09-2010 14:48

    Rubén Uría. El Hacha. Obras Completas

     Si alguien lo ha puesto ya, pido disculpas.

    Editoriales y Memoria

     

  • 05-09-2010 15:16 en respuesta a

    Re: Que no se olvide

    Alegria:

     Si alguien lo ha puesto ya, pido disculpas.

    Editoriales y Memoria

     

     

    Ya puse esta noticia en el hilo de los medios de comunicación. Pero mejor abrir un post sobre los artículos de Rubén Uría porque va a contar todas las golferias con pelos y señales en las próximas semanas. A ver si Rubén con su buena pluma termina de abrir los ojos a la gente que no quiere ver la cruda realidad.

    Por mi, bienabierto este post.

    Yo ya deje mi opinión en su blog y todo el que pueda, debe dar su opinion en su blog y/o en este post. Hay que demostrar a Rubén Uría que no está predicando solo en un desierto, que hay gente que agradece sus artículos contra la Delincuencia

    Un saludo



  • 05-09-2010 18:12 en respuesta a

    Re: Que no se olvide

    Pues quiza se le deberia cambiar el titulo al post, como el de Fuentes, algo asi como:

    Ruben Uria Obras Completas.

    Como Atletico, el mundo del futbol es cada dia más insoportable; la gilMAFIA, los Representantes Prestamistas, las Peñas Calleras, la Aficion Pipera, el Duopolio, la Liga Adulterada, la RFEF, la LFP, los Arbitros, la Nauseabunda Prensa Complice y lo que faltaba, Pandemia de Papistas más Papistas que el Papa.

    Como persona, la situacion economica y sociopolitica internacional es, si cabe, aún mas nauseabunda que la del Atleti, PERO... El Mundo actual, segun lo conocemos, desaparecerá. El presente nivel de concientización humano, por si mismo, ya no puede resolver las complejidades que ha creado. 21/12/2012 Ya viene llegando...

    !SALUDOS ROJiblancos! ¡AUPA ATLETI! ¡FUERA LA gilMAFIA, FUERA YA!

  • 05-09-2010 21:57 en respuesta a

    Re: Que no se olvide

    ROJiblanco:

    Pues quiza se le deberia cambiar el titulo al post, como el de Fuentes, algo asi como:

    Ruben Uria Obras Completas.

    Me uno a la propuesta de ROJiblanco y animo a poner los comentarios de ánimo que se sugieren en el blog de Uria.

    Saludos

  • 05-09-2010 22:04 en respuesta a

    Re: Que no se olvide

    http://es.eurosport.yahoo.com/futbol/ruben-uria/article/14061/

     Dfrias ya lo había posteado en el post del medios, pero lo pongo en este hilo.

    Las Mentiras del Gilifato

    dom sep 05 19:27

    Dicen que una mentira repetida mil veces llega a convertirse en verdad. Exactamente eso ocurre con el Atlético de Madrid, que antes de Jesús Gil era un club histórico y que hoy es una sociedad anónima histérica. Con la complicidad de unos medios de comunicación, el silencio de otros y el apoyo pesebrero de la mayoría, el modelo Giles y Cerezo sigue campando a sus anchas. Hoy parece que a nadie le importa conocer cómo se produjo el genocidio del tercer grande de España, donde las tropelías cometidas por el clan gilista y sus satélites fueron atroces. Tal es el desinterés sobre lo que le hicieron al Atleti, que existen generaciones de atléticos, los más jóvenes, que desconocen cómo se fraguó la apropiación indebida del club. Un delito ya prescrito pero que fue, es y sigue siendo el mayor escándalo de la historia del fútbol europeo. Al grano: Para entender y asimilar cómo es posible que unos señores se apropiaran de un club de fútbol sin poner del dinero, baste con rescatar algunos fragmentos de la historia. Extraños aliados del mundo de las finanzas, la prensa y la política, contribuyeron a aupar a Gil padre para usar el Atlético como un trampolín para su fama y negocios privados. La piedra angular del Gilifato fue servirse del club colchonero para explotar "la mina de oro del Manzanares", a través de un holding de empresas. La familia Gil y Cerezo contaron con la inestimable ayuda de poderosos y extraños compañeros de viaje, los cuales asintieron con la cabeza, en su papel de cómplices, mientras el modelo Giles y Cerezos repetía, una y mil veces, una gran mentira. A fuerza de repetir sus mentiras, el pueblo se las creyó y las asumió como verdades absolutas y universales. Pero hemeroteca al canto, papeles y sentencias en mano, las mentiras de los Gil tienen las patas muy cortas. El mayor escándalo de la historia de nuestro fútbol se basó en una maraña de patrañas, donde la versión gilista-periodística decía una cosa y la realidad, los tribunales y las cuentas bancarias, decían otra cosa bien diferente.

    Primer mentia, el fichaje de Futre. Gil padre siempre alardeó de que había conseguido el fichaje de Paolo Futre con su dinero. Rotundamente falso. Gil viajó a Oporto con un par de abogados, con Rubén Cano y el agente Roberto Dale, para convencer al presidente del Oporto. Tras horas de regateo, se fichó a Futre por unos 415 millones de pesetas más 100 para el jugador, casa y coche. Se le presentó a bombo y platillo, en la discoteca Jácara de Madrid. Esa operación relámpago fue crucial para que Gil llegara a la presidencia y derrotara en las elecciones a Sánchez de León. Gil sacó pecho y declaró que Futre era suyo, pero el contrato suscrito no decía eso. Más bien, decía lo contrario: "...El Club Atlético de Madrid se compromete a pagar 415 millones de pesetas por el fichaje de Paolo Dos Santos Futre...". El primer pago era de 115 millones. Y el segundo, de 300, a través de unas letras de cambio. Es decir, que el dinero que costó Futre lo pagaron los socios del club y no Gil, el cual sólo se puso de garante en caso de que la LFP no diera validez al fichaje. Por cierto, algunas fuentes cuentan que aquel traspaso, valorado en 415 millones, llegó a figurar en algunos informes del club como una operación de 589, un precio más inflado del original, tal y como recoge Juan Luis Galiacho en una investigación periodística.

    La segunda gran mentira: "Si no estás con Gil, no eres atlético". Después de las elecciones, ganador y presidente, Jesús Gil llegó a dirigirse al entonces gerente atlético y según el libro "El gran comediante", le dijo: "Guardad bien las urnas, porque en este club ya nunca volverá a haber unas elecciones". Dicho y hecho. Gil se las apañó para bloquear a Sánchez de León, el doctor Ibáñez (clave en el gilismo) y al hijo de Vicente Calderón. Este grupeto interpuso una demanda en el Juzgado de primera instancia nº 7 de Madrid, impugnando los acuerdos sociales adoptados por Gil por la fuerza. El juzgado falló contra Gil y declaró la nulidad de las decisiones del constructor. Después de recurrir esa sentencia en la Audiencia Provincial, Gil volvió a perder y la Justicia dio la razón a la oposición colchonera. Como no quería perder el club ni someterse a unas elecciones cada cuatro años, el de Burgo de Osma ganó tiempo y removió Roma con Santiago para paralizar un posible relevo en la presidencia del Manzanares. Gil decía que quien no estuviera con él no era un buen atlético, pero la Justicia decía que todas y cada una de las deciciones que él había tomado en asambleas ordinarias y extraordinarias eran nulas. Se se encargó de transformar el club en SAD en 1992 y dos años más tarde, en 1994, Sánchez de León, Calderón junior y demás decidieron no ejecutar la sentencia contra Gil, dando manos libres al gilismo. De haber ejecutado esa sentencia, de la Sala I del Tribunal Supremo, el Atlético no habría caído en las garras del Gilifato.

    La tercera mentira, "aquí nadie pone el dinero, sólo Gil". La mayor falsedad del gilismo quedó con el culo al aire por una sentencia del Tribunal Supremo, tan esclarecedora como terrorífica, donde se probó que Gil y Cerezo se habían apropiado indebidamente del club sin poner una sóla peseta. Con el designio ya expuesto de hacerse con la totalidad del Club, Jesús Gil, en colaboración con Enrique Cerezo, hizo que el Atlético de Madrid le fuera reconociendo deudas no reflejadas en la contabilidad del Club, otorgándose escrituras notariales. Gil se pasó por el forro el proceso de elecciones y huyó hacia adelante, con la transformación de los clubes de fútbol en sociedades anónimas deportivas. Para tal efecto, había que poner el dinero. El 30 de junio de 1992 Enrique Cerezo depositó 650.255.200 ptas., procedentes del anticipo del préstamo, en la cuenta 465085-001. Esos ingresos no tenían otra finalidad que APARENTAR EL DESEMBOLSO, para inmediatamente ser reintegrados. Luego Gil dirigió una carta al Banco de Vitoria, expresando que, habiéndose procedido en aquella fecha a firmar Escritura de la cesión de la totalidad de los derechos de transferencia de los jugadores profesionales de la plantilla del Club, rogaba se sirviesen transferir a la cuenta corriente abierta a su nombre en la sucursal la cantidad de 1.300.000.000 ptas. De esta manera Jesús Gil llegaba a ser propietario del 95% de las acciones, SIN HABER HECHO GIL O CEREZO LA APORTACION EFECTIVA DE 1.300 millones de pesetas por un lado y de 650 "kilos" por otro, correspondientes a tal desembolso. Ellos decían que ponían el dinero, pero nunca lo pusieron.

    La cuarta mentira, el precio de las acciones. El 17 de Noviembre de 1992, Enrique Cerezo, que no tenía acción alguna del Atlético de Madrid, suscribió con Jesús Gil un contrato por el que este último vendía al primero, por veinte millones de pesetas, 23.507 acciones que representan el 9,46% del capital, lo que arroja un precio por acción de 850.- ptas, mientras que los 3.174 socios que sí desembolsaron el importe de las acciones que compraron abonaron por cada acción, cinco meses antes, ocho mil trescientas pesetas (8.400.-ptas). Así reza en la página número 11 de la sentencia del TS a respecto, firmada por Luis-Román Puerta Luis, Joaquín Giménez García, Julián Sánchez Melgar, Francisco Monterde Ferrer y Diego Ramos Gancedo, jueces del Tribunal Supremo.

    Es decir, que Gil no fichó a Futre con su dinero, sino con el del Atlético; que se pasó por el forro el proceso electoral y se benefició de la inacción de sus opositores, a los cuales la Justicia había dado la razón; que convirtió el club en una SAD sin poner un sólo euro mientras se llenaba la boca de decir que se jugaba su patrimonio; y que vendía acciones a precio de oro a los socios, mientras se las regalaba a Cerezo a precio de chatarra; hizo que el Atlético le reconociera deudas no reflejadas en contabilidad, aparentó un desembolso nunca hecho y junto a Cerezo, se hizo el dueño del club SIN HABER PUESTO EL DINERO, mientras que el resto de socios minoritarios SI LO PUSIERON. Como el delito ya ha prescrito, resulta que todavía existen generaciones de atléticos que jamás han podido desentrañar las grandes mentiras del gilismo. Hoy son muchos los que se rasgan las vestiduras sobre las irregularidades presuntamente cometidas por Ramón Calderón o Joan Laporta y se dan palmaditas en la espalda por sus trabajos de investigación. Me pregunto cómo es posible que esos mismos callen sobre el escándalo del Atlético. Me pregunto cómo se hace para ignorar la verdad del Tribunal Supremo para seguir comprando las mentiras de unos señores condenados por apropiación indebida, por mucho que el delito haya prescrito. Y sobre todo, me pregunto cómo pueden tener el cuajo de decir que quieren al Atlético de Madrid. Lo quieren tanto que se hicieron con él sin poner ni una sola peseta, mientras que los que sí que lo quieren se dejaban sus ahorros para salvarlo. Hay amores que matan. Y el Atleti, como el amor, es ciego. Pero los vecinos, no.

     

    Posdata: Muchos atléticos me dicen que es una "lástima que estos artículos no tengan repercusión en medios más importantes y relevantes". Estoy harto de eso. EUROSPORT es un medio importante, una referencia europea y mundial, donde la LIBERTAD prima sobre todas las cosas, y donde los intereses bastardos no consiguen que los periodistas pierdan primero su honestidad y después el puesto de trabajo. Eso, sin duda, se merece un reconocimiento y un apoyo. Allá quien quiera quejarse de los que publican otros medios y los siga comprando convirténdolos en referencia. Desde EUROSPORT apostamos por contar las cosas como son. Como periodista, a pesar de ser uno entre un millón y no tener ni fuerza ni poder, mi obligación es contar la verdad. Y si tanto desean que esto tenga relevancia, los lectores tienen en su mano conseguir que EUROSPORT sea su medio de referencia y su audiencia sea la mayor posible, lo tienen fácil. Hagan que EUROSPORT sea su MEDIO y su MENSAJE. una vez más, GRACIAS.



  • 05-09-2010 23:54 en respuesta a

    Re: Que no se olvide

     Este artículo es sencillamente genial.

    GIL CULPABLE,CEREZO MARIONETA.
    DILES QUE SE VAYAN
  • 06-09-2010 0:56 en respuesta a

    Re: Que no se olvide

    diegoatletico:

     Este artículo es sencillamente genial.

    Desgraciadamente sí.


    Nunca dejes de creer
    Si se cree y se trabaja se puede
    --------------------------------------------------------------
  • 06-09-2010 1:20 en respuesta a

    Re: Que no se olvide

    Este tal Uria no tiene ni repajolera idea de lo que es el periodismo, ¿pero que se ha creido? ¿que hay decir la verdad solo por ser periodista? ¿que hay que contar las cosas como realmente son y renunciar a presumir ante los amigos de tener el movil o poder tomar cafe con gente de tanta importancia? , ¿y que decir de los mataos de eurosport? ¿en que cabeza entra que dejen publicar un articulo tan antiatletico cuando aqui lo que se deberia de estar hablando es de los titulos justamente conseguidos gracias a la gran gestion deportiva y el que sera el mejor estadio del mundo con helipuerto, campos de minigolf y multigasolinera trifasica?

    Que aprenda de Manolete, Picu y Antoñito Ruiz que esos si que saben lo que es dar la cara en una profesion seria y con responsabilidad como las de antes.

    Uria dimision.

    2+2=5
    Life´s a ***, and so are you.
  • 06-09-2010 3:19 en respuesta a

    Re: Que no se olvide

    Genial. Deberíamos hacer caso a lo que dice en el último párrafo.

    Sabemos ganar como nadie y sabemos perder mejor que nadie.Orgullo y la cabeza alta. Aleti hasta la muerte.

    Álvaro siempre te recordaremos.
  • 06-09-2010 3:47 en respuesta a

    Re: Que no se olvide

    Este hombre seguro que no tiene dos hijos que mantener. ¿Llegará a fin de mes?, no se, no se pero me da que su carrera periodistica puede ser corta como iga en este plan.

    PD: enhorabuena señor Uría.

  • 06-09-2010 8:00 en respuesta a

    Re: Que no se olvide

    Doble aplauso: para "el Hacha" y para el creador del hilo. Al igual que el Sr. Fuentes, el Sr. Uría también se merece uno para él solo.

     

    "¿Qué hay más bonito que defender tus valores hasta el final, no de ganar de cualquier manera, sino de la manera que tú quieres?" Fernando Torres.

    ¡ A ú p a A t l e t i !
  • 06-09-2010 14:24 en respuesta a

    Re: Que no se olvide

    rago:
    http://es.eurosport.yahoo.com/futbol/ruben-uria/article/14061/

     Dfrias ya lo había posteado en el post del medios, pero lo pongo en este hilo.

    Las Mentiras del Gilifato

    dom sep 05 19:27

    . Dicen que una mentira repetida mil veces llega a convertirse en verdad. Exactamente eso ocurre con el Atlético de Madrid, que antes de Jesús Gil era un club histórico y que hoy es una sociedad anónima histérica. Con la complicidad de unos medios de comunicación, el silencio de otros y el apoyo pesebrero de la mayoría, el modelo Giles y Cerezo sigue campando a sus anchas. Hoy parece que a nadie le importa conocer cómo se produjo el genocidio del tercer grande de España, donde las tropelías cometidas por el clan gilista y sus satélites fueron atroces. Tal es el desinterés sobre lo que le hicieron al Atleti, que existen generaciones de atléticos, los más jóvenes, que desconocen cómo se fraguó la apropiación indebida del club. Un delito ya prescrito pero que fue, es y sigue siendo el mayor escándalo de la historia del fútbol europeo. Al grano: Para entender y asimilar cómo es posible que unos señores se apropiaran de un club de fútbol sin poner del dinero, baste con rescatar algunos fragmentos de la historia. Extraños aliados del mundo de las finanzas, la prensa y la política, contribuyeron a aupar a Gil padre para usar el Atlético como un trampolín para su fama y negocios privados. La piedra angular del Gilifato fue servirse del club colchonero para explotar "la mina de oro del Manzanares", a través de un holding de empresas. La familia Gil y Cerezo contaron con la inestimable ayuda de poderosos y extraños compañeros de viaje, los cuales asintieron con la cabeza, en su papel de cómplices, mientras el modelo Giles y Cerezos repetía, una y mil veces, una gran mentira. A fuerza de repetir sus mentiras, el pueblo se las creyó y las asumió como verdades absolutas y universales. Pero hemeroteca al canto, papeles y sentencias en mano, las mentiras de los Gil tienen las patas muy cortas. El mayor escándalo de la historia de nuestro fútbol se basó en una maraña de patrañas, donde la versión gilista-periodística decía una cosa y la realidad, los tribunales y las cuentas bancarias, decían otra cosa bien diferente.

    Primer mentia, el fichaje de Futre. Gil padre siempre alardeó de que había conseguido el fichaje de Paolo Futre con su dinero. Rotundamente falso. Gil viajó a Oporto con un par de abogados, con Rubén Cano y el agente Roberto Dale, para convencer al presidente del Oporto. Tras horas de regateo, se fichó a Futre por unos 415 millones de pesetas más 100 para el jugador, casa y coche. Se le presentó a bombo y platillo, en la discoteca Jácara de Madrid. Esa operación relámpago fue crucial para que Gil llegara a la presidencia y derrotara en las elecciones a Sánchez de León. Gil sacó pecho y declaró que Futre era suyo, pero el contrato suscrito no decía eso. Más bien, decía lo contrario: "...El Club Atlético de Madrid se compromete a pagar 415 millones de pesetas por el fichaje de Paolo Dos Santos Futre...". El primer pago era de 115 millones. Y el segundo, de 300, a través de unas letras de cambio. Es decir, que el dinero que costó Futre lo pagaron los socios del club y no Gil, el cual sólo se puso de garante en caso de que la LFP no diera validez al fichaje. Por cierto, algunas fuentes cuentan que aquel traspaso, valorado en 415 millones, llegó a figurar en algunos informes del club como una operación de 589, un precio más inflado del original, tal y como recoge Juan Luis Galiacho en una investigación periodística.

    La segunda gran mentira: "Si no estás con Gil, no eres atlético". Después de las elecciones, ganador y presidente, Jesús Gil llegó a dirigirse al entonces gerente atlético y según el libro "El gran comediante", le dijo: "Guardad bien las urnas, porque en este club ya nunca volverá a haber unas elecciones". Dicho y hecho. Gil se las apañó para bloquear a Sánchez de León, el doctor Ibáñez (clave en el gilismo) y al hijo de Vicente Calderón. Este grupeto interpuso una demanda en el Juzgado de primera instancia nº 7 de Madrid, impugnando los acuerdos sociales adoptados por Gil por la fuerza. El juzgado falló contra Gil y declaró la nulidad de las decisiones del constructor. Después de recurrir esa sentencia en la Audiencia Provincial, Gil volvió a perder y la Justicia dio la razón a la oposición colchonera. Como no quería perder el club ni someterse a unas elecciones cada cuatro años, el de Burgo de Osma ganó tiempo y removió Roma con Santiago para paralizar un posible relevo en la presidencia del Manzanares. Gil decía que quien no estuviera con él no era un buen atlético, pero la Justicia decía que todas y cada una de las deciciones que él había tomado en asambleas ordinarias y extraordinarias eran nulas. Se se encargó de transformar el club en SAD en 1992 y dos años más tarde, en 1994, Sánchez de León, Calderón junior y demás decidieron no ejecutar la sentencia contra Gil, dando manos libres al gilismo. De haber ejecutado esa sentencia, de la Sala I del Tribunal Supremo, el Atlético no habría caído en las garras del Gilifato.

    La tercera mentira, "aquí nadie pone el dinero, sólo Gil". La mayor falsedad del gilismo quedó con el culo al aire por una sentencia del Tribunal Supremo, tan esclarecedora como terrorífica, donde se probó que Gil y Cerezo se habían apropiado indebidamente del club sin poner una sóla peseta. Con el designio ya expuesto de hacerse con la totalidad del Club, Jesús Gil, en colaboración con Enrique Cerezo, hizo que el Atlético de Madrid le fuera reconociendo deudas no reflejadas en la contabilidad del Club, otorgándose escrituras notariales. Gil se pasó por el forro el proceso de elecciones y huyó hacia adelante, con la transformación de los clubes de fútbol en sociedades anónimas deportivas. Para tal efecto, había que poner el dinero. El 30 de junio de 1992 Enrique Cerezo depositó 650.255.200 ptas., procedentes del anticipo del préstamo, en la cuenta 465085-001. Esos ingresos no tenían otra finalidad que APARENTAR EL DESEMBOLSO, para inmediatamente ser reintegrados. Luego Gil dirigió una carta al Banco de Vitoria, expresando que, habiéndose procedido en aquella fecha a firmar Escritura de la cesión de la totalidad de los derechos de transferencia de los jugadores profesionales de la plantilla del Club, rogaba se sirviesen transferir a la cuenta corriente abierta a su nombre en la sucursal la cantidad de 1.300.000.000 ptas. De esta manera Jesús Gil llegaba a ser propietario del 95% de las acciones, SIN HABER HECHO GIL O CEREZO LA APORTACION EFECTIVA DE 1.300 millones de pesetas por un lado y de 650 "kilos" por otro, correspondientes a tal desembolso. Ellos decían que ponían el dinero, pero nunca lo pusieron.

    La cuarta mentira, el precio de las acciones. El 17 de Noviembre de 1992, Enrique Cerezo, que no tenía acción alguna del Atlético de Madrid, suscribió con Jesús Gil un contrato por el que este último vendía al primero, por veinte millones de pesetas, 23.507 acciones que representan el 9,46% del capital, lo que arroja un precio por acción de 850.- ptas, mientras que los 3.174 socios que sí desembolsaron el importe de las acciones que compraron abonaron por cada acción, cinco meses antes, ocho mil trescientas pesetas (8.400.-ptas). Así reza en la página número 11 de la sentencia del TS a respecto, firmada por Luis-Román Puerta Luis, Joaquín Giménez García, Julián Sánchez Melgar, Francisco Monterde Ferrer y Diego Ramos Gancedo, jueces del Tribunal Supremo.

    Es decir, que Gil no fichó a Futre con su dinero, sino con el del Atlético; que se pasó por el forro el proceso electoral y se benefició de la inacción de sus opositores, a los cuales la Justicia había dado la razón; que convirtió el club en una SAD sin poner un sólo euro mientras se llenaba la boca de decir que se jugaba su patrimonio; y que vendía acciones a precio de oro a los socios, mientras se las regalaba a Cerezo a precio de chatarra; hizo que el Atlético le reconociera deudas no reflejadas en contabilidad, aparentó un desembolso nunca hecho y junto a Cerezo, se hizo el dueño del club SIN HABER PUESTO EL DINERO, mientras que el resto de socios minoritarios SI LO PUSIERON. Como el delito ya ha prescrito, resulta que todavía existen generaciones de atléticos que jamás han podido desentrañar las grandes mentiras del gilismo. Hoy son muchos los que se rasgan las vestiduras sobre las irregularidades presuntamente cometidas por Ramón Calderón o Joan Laporta y se dan palmaditas en la espalda por sus trabajos de investigación. Me pregunto cómo es posible que esos mismos callen sobre el escándalo del Atlético. Me pregunto cómo se hace para ignorar la verdad del Tribunal Supremo para seguir comprando las mentiras de unos señores condenados por apropiación indebida, por mucho que el delito haya prescrito. Y sobre todo, me pregunto cómo pueden tener el cuajo de decir que quieren al Atlético de Madrid. Lo quieren tanto que se hicieron con él sin poner ni una sola peseta, mientras que los que sí que lo quieren se dejaban sus ahorros para salvarlo. Hay amores que matan. Y el Atleti, como el amor, es ciego. Pero los vecinos, no.

     

    Posdata: Muchos atléticos me dicen que es una "lástima que estos artículos no tengan repercusión en medios más importantes y relevantes". Estoy harto de eso. EUROSPORT es un medio importante, una referencia europea y mundial, donde la LIBERTAD prima sobre todas las cosas, y donde los intereses bastardos no consiguen que los periodistas pierdan primero su honestidad y después el puesto de trabajo. Eso, sin duda, se merece un reconocimiento y un apoyo. Allá quien quiera quejarse de los que publican otros medios y los siga comprando convirténdolos en referencia. Desde EUROSPORT apostamos por contar las cosas como son. Como periodista, a pesar de ser uno entre un millón y no tener ni fuerza ni poder, mi obligación es contar la verdad. Y si tanto desean que esto tenga relevancia, los lectores tienen en su mano conseguir que EUROSPORT sea su medio de referencia y su audiencia sea la mayor posible, lo tienen fácil. Hagan que EUROSPORT sea su MEDIO y su MENSAJE. una vez más, GRACIAS.

     

    ES-PEC-TA-CU-LAR !!

    "Si se cree, y se trabaja, se puede". Palabra de Dios.

    Twitter: @14Tutto
  • 13-09-2010 13:46 en respuesta a

    Re: Que no se olvide

    JJJ.:

    Doble aplauso: para "el Hacha" y para el creador del hilo. Al igual que el Sr. Fuentes, el Sr. Uría también se merece uno para él solo.

     

    Y como bien dice el Sr.Uría, un enorme y agradecido aplauso para Eurosport.

  • 13-09-2010 14:07 en respuesta a

    Re: Que no se olvide

    El artículo es espectacular, demoledor y muy doloroso.

    Y en la postdata, tiene razón. Igual hay que considerar a Eurosport como un medio de referencia. Sin duda, mucho más fiable que los panfletos vikingos.

    EL ATLÉTICO DE MADRID VA A GANAR CERO EUROS CON EL CAMBIO DEL ESTADIO.

    Fdo: Miguel Ángel Gil Marín.
  • 21-09-2010 0:04 en respuesta a

    Re: Que no se olvide

    Calma, la cabeza de Casquero sigue pegada al cuerpo

    lun sep 20 22:37

     Ujfalusi pegó muy feo a Messi. El árbitro vio la acción, le castigó y le mandó a la calle con roja directa. Perfecto. Ahora la pelota está en el tejado de los Comités y son ellos los que deberán aplicar una sanción para el defensa que, nada más acabar el partido, entró en el vestuario del Barça para pedir perdón al argentino. No hay justificación posible para Tomas Ujfalusi, que dañó a Messi y merece un castigo acorde. Ahora bien, por supuesto que sí hay defensa contra la campaña de acoso, derribo y desprestigio gratuíto que está sufriendo el colchonero, al que unos cuantos asesinos de reputaciones le están usando como si fuera un "punching ball". Guardiola, siempre admirable en su comportamiento, tiró de ironía después del partido y dijo que "si el Atlético juega con esta agresividad siempre, luchará por la Liga". En honor a la verdad, creo que Pep patinó. Una cosa es la entrada de Ujfalusi, que mereció la roja y se llevó la roja, y otra cosa es insinuar que el Atlético salió a romper tibias y peronés. Guardiola no debió ver cómo Reyes era objeto de una agresión o cómo Mascherano le pegó una coz de escándalo a un jugador atlético. Entiendo las palabras del entrenador del Barça como un calentón, comprensible por lo que pasó con Messi, pero de ahí a dejar caer que el Atlético se empleó con violencia preconcebida, va un mundo. Fue un partido duro, trabado, intenso, con varias entradas al límite del reglamento, eso sí. El Atlético pegó más y el Barça, en algún lance, tampoco se quedó atrás. Pero más allá de la queja de Guardiola, que es lícita porque defiende sus intereses, conviene detenerse en el trato mediático que se está dispensando a Ujfalusi.

    Salvo que se viva en Marte, uno lee, escucha y ve el circo mediático que se está formando en torno al defensor rojiblanco y dan ganas de vomitar. "Marca" y "As" inmortalizan el momento en que "Ujfa" dobla el tobillo de Messi. Como documento gráfico, chapeau, porque la imagen vale más que mil palabras y los ejemplares se venden como si no costara. Lo curioso es que, si tan importante ha sido esa patada, si tan violenta ha sido y si tan escalofriante fue la acción, lo que no se entiende es que la primera información del interior del periódico sea la charla que Mourinho le dio a sus chicos en el descanso de Anoeta. O que la siguiente información (es un eufemismo) sea que el portugués se come diez chicles en cada choque. O que los jugadores del Madrid ya no juegan al parchís (no es broma, está escrito). La información del partido (el de la jornada, oiga), no ocupa el primer lugar en el diario "Marca". La patada de Ujfalusi a Messi, por supuesto, sí. Para los "no iniciados" (copyright García), las hemerotecas están siempre ahí, aparecen como elemento de consulta y suelen ser fiel reflejo de las líneas editoriales que se siguieron en casos parecidos o aún más graves. ¿Recuerdan aquel partido, no muy lejano, donde un central del Real Madrid agredió sin pelota de por medio, a un rival que estaba tumbado en el verde? El agresor era Pepe, Don José, y el agredido era un jugador del todopoderoso Getafe. ¿Se acuerdan de aquello? Fue en Abril de 2009. Aquel día, lejos de demonizar y crucificar al zaguero madridista, la foto apareció en tamaño reducido y el titular fue el siguiente: "Apoteósico. Higuaín y Guti llevan de nuevo el canguelo al Barça. 3-2.". Al día siguiente, entrevista a Pepe para pedir el pertinente perdón en portada y, de postre, otra portada 48 horas más tarde para insinuar que la sanción al portugués era, cito tal cual al entonces presidente Boluda, "una salvajada". Ahí queda eso.

    Aquí, la portada de "Marca" con la entrada de Ujfalusi a Messi.

    Aquí, la portada de "Marca" cuando Pepe pateó a Casquero en el suelo.

    Aquí, la portada de "Marca" insinuando que la sanción a Pepe era desproporcionada.

    Lo más "divertido" del asunto Ujfalusi-Messi viene en la contraportada. En ese espacio se leen lindezas como "cazar a Messi, para un defensa tronco y leñero, es muy tentador". Se da por sentado que Ujfalusi quiso destrozar a Messi a propósito (en "Marca" saben leer las mentes), que es muy malo (es internacional y bicampeón de Europa de clubes) y se le tacha de leñero (¿a qué jugadores ha lesionado este señor por ahora?). La cosa va in crescendo cuando se asegura con impunidad: "Y lo cazó. Aplastó a Messi como los niños sádicos pisan hormigas". De no haber visto el partido, toda España imaginaría que este periodista describía aquello que Pepe hizo con Casquero cuando el del Getafe estaba en el suelo, sin poder defenderse y sin balón de por medio. "Su entrada soporta cualquier denominación: salvajada, carnicería, degollina, masacre o tocinería". Si Ujfalusi por esto es un salvaje, ya ni les cuento qué adjetivos debieron haberse usado con el susodicho central al que sí se permitió reinsertarse en nuestro fútbol porque ya había pagado con su "modélica" conducta a base de lavados de imagen y publireportajes. No para ahí el tema: "la sanción tiene que ser de tal calibre que la próxima vez que Ujfalusi pise un campo de fútbol, debe pasar vergüenza". En mi modesta opinión, a Pepe no se le colocó una sanción de esas características por intentar patear el cráneo de un chaval tendido en el suelo, para después soltarle un "truco" a Albín por querer separarle. Es más, después de los doce partidos de sanción, uno no sabe si Pepe sintió vergüenza o no en los campos de fútbol, pero sí sabe que no le cayó el máximo castigo. Y también se sabe que, los que no sentían ninguna vergüenza eran los periodistas que corrían, como la niña del exorcista por las escaleras, para entrevistar a Pepe y grabar sus promesas de buen chico. Hay más. "Como Messi no tiene nada roto, no pasa nada. Error. Una vez más, manda la puntería y no la intención". Leyendo esto, no sé si este señor se habría quedado a gusto si a Messi le hubieran partido la pierna por siete partes, para así pedir que a Ujfalusi le metieran en alguna celda de Alcalá Meco. Lo mejor de la contraportada es el título: "Calma, el tobillo sigue pegado al cuerpo". Aquí sólo un reproche sin importancia. Que el día que ese angelito vestido de blanco no acertó a partir la crisma a uno de azul, la última de "Marca" no se tituló "Calma, la cabeza aún sigue pegada al cuello".

    Aquí impera la doble moral. "Marca" marca - valga la redundancia- su territorio cada vez más. La patada de Ujfalusi fue fea, roja, durísima y merece una sanción. Pero de ahí a poder ciscarse en la reputación del checo, hay un trecho. Si yo fuera Ujfalusi y esta mañana hubiera leído los periódicos, me habría ido directamente al juzgado, para defenderme de una campaña mediática que le ha convertido en un matarife. Y si el Atlético de Madrid tuviera unos representantes legítimos, quizá se preocuparían de velar por la imagen de su futbolista, al que se llama "carnicero del área" con tanta alegría como si hubiera sido el culpable de matar a Manolete (el torero, no el del "As"). Pero niguno de esos dos supuestos se llevará a cabo. ¿Para qué? Paraguaya. Hay vía libre para juzgar la conciencia de Ujfalusi, pero entra el apretón cuando la violencia va asociada con el color blanco. Hay que llenarse la boca de proteger al fútbol de los violentos, por supuesto, pero son ellos los que marcan quién es violento y quién no. ¿Cómo se mide eso? Pues fácil, con el color de la camiseta y con los peródicos que venda cada señor. Ujfalusi lesionó a Messi, pues portada. Messi lesiona a Ujfalusi, pues un despiece en pequeñito. Figo destrozó la rodilla de César Jiménez, que no volvió a jugar a fútbol, pues no hay portada. Pepe intenta machacarle los sesos a Casquero y luego le pega un puñetazo a Albín, pues...no, no hay portada señores. Así se escribe la historia. El edredón, el pijama, las tazas de café y la cubertería del Real Madrid - todas oficiales por supuesto- no se habrían vendido como rosquillas si en su portada hubieran sacado la foto del momento en que Pepe no acertó a reventarle la cabeza a Casquero.

    En este cochino negocio que es el fútbol, donde los periodistas deportivos se han convertido en prensa del corazón, todo vale con tal de dar carnaza. Pepe, de lo cual me congratulo, encontró el perdón y tuvo su segunda oportunidad en la vida. Pero Ujfalusi, visto lo visto, no es de Dios. Alguien pensará que justifico el hachazo de "Ujfa", pero nada más lejos de la realidad. Pero si lo de Ujfalusi con Messi fue escalofriante, me pregunto qué fue exactamente "lo" de Pepe. Dice "Marca" que los árbitros deben proteger a los futbolistas de los jugadores violentos, pero no se aplica el cuento a la hora de proteger a los aficionados de delincuentes prescritos que se han apropiado de un club. Se rasgan las vestiduras con la violencia, pero se pasan por el forro la delincuencia. Si Ujfalusi es un salvaje, un carnicero y un tío que se gana la vida crujiendo piernas, que no lo creo, no sé en qué silla eléctrica debieron haber freído a Cortizo cuando le partió la pierna a Collar, o en qué celda de Sing-Sing debía haber pasado sus días aquel defensa del Granada que dejó a Amancio roto, o qué tipo de asesino en serie sería Pepe cuando trató de rematar en el suelo a Javi Casquero. Si Ujfalusi es poco menos que un criminal y otros se va de rositas, el tema es feo. Es verdad que hay derecho a la libertad de expresión y que cualquiera puede ejercerla, travistiendo el periodismo con una barra libre de hostias verbales. Pero si todos somos libres para expresar nuestra opinión, tiene que haber barra libre para todos. Un amigo mío, que no tiene micrófono, ni escribe columnas, ni sale en televisión, ha hecho uso de su libertad de expresión esta mañana, cuando me ha dicho que hacen falta controles de alcoholemia en muchas redacciones de diarios deportivos. Como esto siga así, voy a empezar a darle la razón.

    Rubén Uría / Eurosport

    http://es.eurosport.yahoo.com/futbol/ruben-uria/article/14390/

     

    Archivado en:
Página 1 de 52 (778 elementos) 1 2 3 4 5 Siguiente > ... Último »

AVISO LEGAL - Esta web pertenece a la ASDH, sin relación directa alguna con la sociedad Club Atlético de Madrid SAD. El uso de cualquier marca propiedad de la última se hace de modo nominativo y en ningún caso con fines comerciales o de intento de confusión de marcas. Así mismo SDH no se responsabiliza de las opiniones de sus colaboradores, foristas, etc...

Ofrecido por Community Server (Non-Commercial Edition) Football Supporters International Federación de Accionistas y Socios del Fútbol Español Asóciate al Atlético Club de Socios a través de Señales