en

Gárate, último héroe y primer caballero

Último artículo 01-07-2019 10:34 escrito por Whitaker. 59 respuestas.
Página 1 de 4 (60 elementos) 1 2 3 4 Siguiente >
Ordenar mensajes: Anterior Siguiente
  • 24-03-2008 21:53

    Gárate, último héroe y primer caballero

    Gárate, último héroe y primer caballero

    garatein.gif

    [por Rubén Uría]

    Érase una vez, allá por los sesenta y los setenta, un señor que, de haber nacido en Inglaterra, habría sido condecorado y nombrado ‘Sir‘ por Su Majestad La Reina. Aquel señor, amable, cortés, educado y discreto, disparaba las ilusiones del alma cuando vestía calzones cortos. Dibujaba goles imposibles, bajaba de las nubes pelotas inverosímiles, y surcaba los cielos con vuelos sin motor que enardecían a todo un país. Aquel señor llevaba bordado a mano, en el pecho, un oso y un madroño, cosido a la espalda un número, el nueve, y jugaba como delantero centro del Atlético de Madrid. Un equipo que entonces, no andaba pendiente de si a su estrella se la llevaba un grande, porque entonces el Atlético de Madrid era un grande. Aquel señor, el yerno deseado por todas las madres, el tipo al que uno siempre le pediría un autógrafo, el hombre al que uno siempre le le compraría un coche de segunda mano, aquel señor era una forma de vida, la caballerosidad. Aquel señor, de estampa inmortal y huella imborrable, se llama José Eulogio Gárate. Aquel señor, que coleccionaba moratones en sus piernas y goles como soles en sus pies, era El ingeniero del gol. Aquel señor era, es ha sido y será el protagonista de las conversaciones familiares, de las herencias de padres a hijos, donde el niño le pide a su progenitor que le cuente, otra vez, ese cuento tan bonito, donde Gárate disciplinaba a las musas. Aquel señor es el último gran héroe para la hinchada del Atlético de Madrid, y sigue siendo el primer caballero del fútbol español. Aquel señor es sinónimo de la palabra elegancia. Ayer jugaba con esmoquin, hoy camina por la vida vestido de frac. Es la historia de José Eulogio Gárate, el primer caballero.

    Hijo de argentinos, y nacido en el cinturón bonaerense de Sarandí, la familia de José Eulogio se trasladó a España, al País Vasco, por motivos laborales. Allí, el ‘pibe’ de los Gárate creció en Eibar, recibió su educación en las Mercedarias y comenzó su andadura futbolística en los juveniles del Eibar, equipo en el que permaneció hasta que alcanzó la mayoría de edad. Cuando José Eulogio cumplió los dieciocho años de edad, y mientras estudiaba ingeniería en Bilbao, un conjunto local de Tercera División decide apostar por él como delantero centro. Aquel equipo era el Indauchu, un equipo amateur en el que Gárate pudo completar el rodaje de su motor como goleador elegante. Fue entonces cuando Fernando Daucik - un mito viviente de los banquillos de Athletic y Atlético de Madrid-, entonces técnico del Indauchu, quedó prendado de la calidad técnica de aquel estudiante de ingeniería que había nacido en Argentina. Tanto, que decidió apostar por Gárate y le preparó una prueba para que le echaran un vistazo los ojeadores del Atlético de Madrid, que no atravesaba una buena etapa financiera y que necesitaba agudizar el ingenio para reclutar nuevos talentos. Así, en 1966, gracias al ojo clínico de Daucik y al amén de otro ilustre de los banquillos, Domingo Balmanya, el Atlético de Madrid hacía oficial la contratación de José Eulogio Gárate para el primer equipo. Cuando le firmaron el contrato, los dirigentes del Atlético pensaron que habían fichado a un buen delantero. Andaban equivocados. De medio a medio. Con el paso de los años, Gárate no sólo sería un buen delantero centro para el Atlético, sino que se convertiría en el mejor ‘nueve’ de toda la historia del club, y en una bandera para el fútbol español.

    A caballo entre los finales de la década de los sesenta y hasta bien entrados los años setenta, el Atlético de Madrid viviría días de vino y rosas. En torno al calor de los regates y los remates imposibles de Gárate crecieron varias generaciones de talentos que hicieron del Atlético no sólo uno de los equipos más fuertes del país, sino uno de los más grandes de Europa. Con Gárate como estandarte del fútbol de altos vuelos, entre los sesenta y los setenta, el Atlético cimentó una leyenda rojiblanca de gloria, goles y contragolpe. Primero con gestas esculpidas en oropel, con nombres propios como Adelardo, Collar o Luis Aragonés. Después, con partidos épicos, de fútbol total y de historias con letras de oro, escritas con pie y letra de genios como Irureta, Leal, Salcedo o Reina. Con José Eulogio Gárate como estandarte del fair play, de la elegancia y del fútbol en estado puro, el Atlético estiró el chicle de su grandeza hasta desplazar al Real Madrid y al Barcelona. Con Gárate como santo y seña, la afición del Atlético vivió el mejor momento de su historia, con equipos de fútbol generoso, eléctrico y casi aristocrático cuando de tocar la pelota se trataba. La era Gárate se saldó con 3 Ligas, dos Copas del Generalísimo, un subcampeonato de Europa y una Copa Intercontinental de Campeón del Mundo de Clubes. Con Gárate como referencia, como acto de fe en el área, como filosofía de vida, la afición del Atlético vivía esbozando una sonrisa de oreja a oreja. El nueve inmortal de los rojiblancos, El Ingeniero del gol, fue el delantero centro que hizo soñar al Manzanares durante once años, el que logró llenar de ilusión el Paseo de los Melancólicos y el que consiguió que toda España le tuviera, allá donde estuviera, tanto respeto como cariño y afecto.

    Con el ‘9′ a la espalda y el oso y el madroño en el pecho, José Eulogio Gárate - que de haber sido inglés habría sido nombrado ‘Sir’ Gárate- consiguió ser tres veces el máximo realizador de la Liga, y anotó 109 goles en 241 encuentros. De postre, adornó su repleto currículum deportivo siendo el delantero centro titular de la selección española de fútbol, donde su elegancia con la pelota en los pies creó escuela, hasta el punto que los niños de la época, fueran o no del Atlético, jugaban a ser Gárate.

    La magia de José Eulogio se acabó en la final de Copa de 1976, en un partido a cara de perro ante el Real Zaragoza, y en el que Gárate anotaría un gol de cabeza lanzándose en plancha que fue ovacionado por el Bernabéu durante cinco minutos. Sin embargo, Gárate acabaría abandonando el terreno de juego después de sufrir una entrada de Heredia, cuyos tacos dejaron una herida en la rodilla de Gárate. Jugadores, prensa y aficionados no concedieron demasiada trascendencia a aquella patada. Habían visto cómo el buenismo de Gárate, la elegancia del gol, había soportado estoicamente multitud de golpes, patadas, codazos y zancadillas. Aquella patada del jugador del Zaragoza no debía tener nada de particular, y en principio parecía otra más de esa ingente legión de moratones que las piernas de José Eulogio coleccionaban. No fue así. Gárate no olvidaría aquella patada durante el resto de su vida. Después de recibir aquel golpe, el ‘nueve’ de España no volvió a ser él mismo. El partido ante el Elche lo confirmaría. En ese choque, El Ingeniero del Gol reaparecía, pero no se sentía cómodo y notaba cómo aquella rodilla no terminaba de funcionar como antes. Los médicos del Atlético le aconsejan que se someta a tratamiento facultativo, y José Eulogio Gárate, que ya albergaba dentro de sí mismo el peor de los presagios, acabó por retirarse del fútbol de manera prematura. Su vieja herida de la final copera ante el Zaragoza nunca llegó a cicatrizar del todo, y un hongo acabó por afectar su rodilla de manera inevitable. El maldito hongo, conocido como Monosporium Apiospermum, había devorado la rodilla del mejor delantero del fútbol español que, entre lágrimas, trataba de asimilar que debía colgar las botas antes de tiempo. El Atlético de Madrid, que había fichado a dos monstruos del jogo bonito como Pereira y Leivinha, se quedaba sin su bandera, sin su emblema, sin su corazón. Todo, por un maldito hongo de nombre impronunciable.

    - El hongo, al parecer, se introdujo en mi rodilla por una herida en un lance del juego, y me la infectó. - confesó años más tarde Gárate- Luego, al parecer, las infiltraciones de cortisona hicieron de caldo de cultivo de esa espora y no paró de desarrollarse. Me traumatizó mucho aquello: no pude volver a jugar jamás

    José Eulogio Gárate, El Ingeniero del Gol, se despedía del área por un capricho del destino. Por una vieja herida. Por un golpe de mala suerte, aunque los médicos incluso pensaron que su caso pudo haber sido mucho peor, ya que Gárate estuvo en peligro de muerte. Según llegaron a publicar diarios como ABC y El País, como mal menor, el delantero corrió el riesgo de padecer para siempre una enfermedad renal, a causa del abuso de antibióticos que hubo que administrarle para combatir el hongo que le consumía una pierna. Fueron los momentos más duros de la vida de Gárate, en los que incluso se llegó a especular con que debía amputarse el miembro enfermo. El hongo, el maldito hongo del nombre kilométrico e impronunciable, le había partido la ilusión en dos, y le había dejado el alma rota en mil pedazos. Sin embargo, Gárate logró escapar con vida de aquel misterioso hongo y, aunque tuvo que retirarse del fútbol, logró regatear a la muerte.

    Días más tarde, con las muletas como compañeras de viaje, el caballero de la cancha, José Eulogio Gárate, se despedía de su afición en un partido homenaje donde jamás afición alguna ha entregado tanto cariño a jugador alguno. El Manzanares se llenó para ver el partido entre el Atlético de Madrid - que acababa de ganar la Liga- y una selección del País Vasco. Gárate, emocionado, roto por dentro, aparecía con los ojos resecos de tanto llanto. Esta vez, el Ingeniero del Gol no derramaba lágrimas de amargura, sino de felicidad. El público del estadio Vicente Calderón rindió tributo no sólo a un delantero centro espectacular, goleador y elegante, sino a un ser humano de los que, cuando nacen, acaban por romper el molde. La afición del Atlético, aquel día, fue la sangre que latía por las venas del corazón del que hasta entonces había sido su ‘nueve’. Aquel día se agolparon en las gradas del Manzanares, a la orilla del río, sesenta mil almas. Todas se unieron, a coro, en un grito unánime, desgarrado, agradecido, de tres sílabas: ‘Gá-ra-te, Gá-ra-te, Gá-ra-te….’.

    Aquel día, no sólo acudieron hinchas del Atlético al estadio. Abrumados por la tragedia deportiva de José Eulogio, hasta el Manzanares acudieron hinchas del Betis, del Sevilla, del Rayo Vallecano y muchos, sí, muchos, del Real Madrid. Ésa fue la gran cualidad de Gárate. Su mejor secreto. La clave de su éxito. El caballero de la cancha, Gárate, fue tan temido como respetado. Tan admirado como querido. Por su afición, y por sus rivales. Aquel día, el reloj de España se detuvo por un instante. Aquel día, la noche que Gárate lloró en una mezcla de rabia y felicidad, de impotencia y de alegría, España entera lloró con el nueve del Atlético de Madrid. Aquel día, todos fuimos Gárate. Hasta los que nunca tuvimos la suerte de verle jugar.
    Aquella noche, el adiós de José Eulogio Gárate hizo un poco más pequeño el fútbol, y nos robó una pequeña parte del corazón. Con la muerte deportiva de Gárate, una parte de la elegancia del fútbol había muerto. Era cierto, porque se iba antes de tiempo el goleador implacable, un delantero de seda, pero la retirada de Gárate dejaba la estela imborrable de su recuerdo. Una huella que se grabó en los corazones de los aficionados, fueran del equipo que fueran. Una filosofía de vida. La del juego limpio. La del caballero de la cancha. La del tipo que no celebraba los goles para no ofender a los contrarios. La del que se disculpaba con los porteros rivales. La viva imagen de su injusta expulsión por parte del malogrado árbitro Guruceta. La del delantero ejemplar y modélico. La estela imborrable del recuerdo de un señor que era respetado porque respetaba. La imagen inmortal del yerno deseado por todas las madres. Del hijo pródigo de la afición del Atlético de Madrid. La estela del recuerdo imborrable de un cromo que nunca pasará de moda. Gárate fue ése al que temían muchos, pero al que querían todos.

    -Yo fui respetado porque respetaba - sostiene Gárate- No iba a la guerra, iba a jugar al fútbol. Y siempre lo he entendido como un juego, respetando al contrario. Me pegaron mucho, es cierto, pero nunca devolví una patada.

    José Eulogio Gárate fue la púrpura del regate, la elegancia en el área y el gran gentleman del fútbol español. El Atlético de Madrid, cuyo ADN histórico han erosionado demasiados gilistas y demasiados delanteros de fogueo, tuvo años de grandeza. Hoy, el Atlético, que vive en el calendario de grandeza en el año 31 después de Gárate, asido al talento del Kun Agüero y a los desmanes de los dueños del cortijo de la Sociedad Anónima, aún sigue recordando al caballero de la cancha. A un tipo sencillo, de barrio, educado, cortés, amable y goleador, cuyo nombre de guerra era El ingeniero del Gol. A día de hoy, el Atlético de Madrid sigue inmerso en una catarsis social, donde mientras unos prostituyen y negocian, otros se rinden al halo de la mística y a esa especie de desasimiento de lo material. Sin embargo, en lo más alto del santoral de la afición del Atlético, José Eulogio Gárate sigue caminando sobre las aguas. Levita sobre los tiempos. Sobre la memoria y sobre los corazones. Gárate fue el último gran héroe del Atlético de Madrid, y el primer caballero del fútbol español. La modestia, con el nueve a la espalda, que ganó al corazón. José Eulogio Gárate, hoy, sigue siendo ese cromo que jamás estará ‘repe’ en ninguna colección.

     

     

    Archivado en: ,
  • 24-03-2008 22:06 en respuesta a

    Re: Gárate, último héroe y primer caballero

    Y este Rubén Uría, ¿de dónde ha salido?Tendré que empezar a leerle.

    Excelente artículo sobre una leyenda al que muchos no tuvimos la suerte de ver jugar, pero que cuanto más leo sobre él, más grande me parece. 

    EL ATLÉTICO DE MADRID VA A GANAR CERO EUROS CON EL CAMBIO DEL ESTADIO.

    Fdo: Miguel Ángel Gil Marín.
  • 24-03-2008 22:56 en respuesta a

    Re: Gárate, último héroe y primer caballero

    Ahora a las 23 h. sale en el programa de María José Navarro en Popular Tv, D. José Eulogio

    Yo, y sólo en en mi casa, sí soy el dueño del mando de la tele.
  • 24-03-2008 23:02 en respuesta a

    Re: Gárate, último héroe y primer caballero

    raig:

    Ahora a las 23 h. sale en el programa de María José Navarro en Popular Tv, D. José Eulogio

    Yo, y sólo en en mi casa, si soy el dueño del mando de la tele.

    LUNES - LA NOCHE DE... Mª JOSÉ NAVARRO

    Invitados: Iñaki Cano, periodista; José Eulogio Gárate, ex-jugador del Atlético Madrid; Fernando Ruiz, redactor jefe Eurosport; Rubén Uría, periodista COPE; José David López, blogger de 'El Enganche'; y Raúl Mayoral, aficionado. 




  • 25-03-2008 1:08 en respuesta a

    Re: Gárate, último héroe y primer caballero

    Un jugador, una época que siempre he deseado ver y conocer. El buen gusto. La elegancia. El respeto... eso debe de ser lo máximo.

    Por cierto, en algunos sitios le llaman el ingeniero del área. ¿Como lo llamaban en verdad?


    in the name of Georgie Best and LSD
  • 25-03-2008 1:22 en respuesta a

    Re: Gárate, último héroe y primer caballero

    Striker:
    Un jugador, una época que siempre he deseado ver y conocer. El buen gusto. La elegancia. El respeto... eso debe de ser lo máximo

    (suspiro)

    Fum, fum, diddle-um di
  • 25-03-2008 1:38 en respuesta a

    Re: Gárate, último héroe y primer caballero

    Striker:

    Por cierto, en algunos sitios le llaman el ingeniero del área. ¿Como lo llamaban en verdad?

     El ingeniero del área era como yo lo recordaba.

  • 25-03-2008 1:43 en respuesta a

    Re: Gárate, último héroe y primer caballero

    Artículo bueno en cuanto al fondo, pero la forma... este periodista haría bien en leerse las cosas un par de veces antes de mandarlas a publicar... Tongue Tied

    MONO FOR PRESIDENT!!
  • 25-03-2008 1:57 en respuesta a

    Re: Gárate, último héroe y primer caballero

    Para uno que nos saca favorecidos, seamos un poco amables.

    lo dejo caer, solo, y sin acritud

  • 25-03-2008 1:59 en respuesta a

    Re: Gárate, último héroe y primer caballero

    Una cosa no quita la otra. En cuanto al fondo, buenísimo. Pero si lo puliera un poco, seguramente la repercusión sería aún mayor.

    MONO FOR PRESIDENT!!
  • 25-03-2008 2:06 en respuesta a

    Re: Gárate, último héroe y primer caballero

    Eso Vd, que sabe escribir y seguro que fenomenal. Al resto, nos basta con la intención, también muy importante. Y sobre todo en estos tiempos. Un placer debatir con Vd.

    Aún así, no desdeñemos a Rubén. Me parece que el tipo se documenta y que nos hace mejores. A mí me hace sentirme orgulloso. Pero yo escribo fatal e igual Vd es un fenómeno y yo estoy haciendo el ridículo.

  • 25-03-2008 11:23 en respuesta a

    Re: Gárate, último héroe y primer caballero

    Nosotros también tenemos 2 hongos en el palco que nos están jodiendo.

    eres de España aureola y del futbol el coloso en la Liga y en la Copa y encuentro internacional
  • 25-03-2008 12:25 en respuesta a

    Re: Gárate, último héroe y primer caballero

    Salvo en el leve patinazo ese del "hijo de argentinos que viajaron a España por motivos laborales" cuando, salvo monumental error que en mí sería imperdonable, sucedió justamente al revés y, salvo por el detalle más o menos trascendente del lugar de nacimiento, Don José Eulogio (Gárate de primero, Hormaechea de segundo) es vasco al 200%; es estupendo que, en 2.008, se sigan escribiendo artículos como ese.

    Perpétua memoria para EL jugador atlético por antonomasia.

    (...) Nosotros, que somos de Gárate, despreciamos el modelo actual de sociedad anónima deportiva basado única y exclusivamente en criterios mercantiles y cortoplacistas, en sacar el máximo rendimiento de lo que se tiene aunque esto se haga en claro menoscabo de la identidad del club, y de la afición, y del proyecto deportivo (...) "Nosotros, que somos de Gárate" - Carlos Fuentes - El Rojo y el Blanco
  • 25-03-2008 12:31 en respuesta a

    Re: Gárate, último héroe y primer caballero

    La imaginación no ha sido nunca el fuerte de los periodistas deportivos. Le llamaban el "Ingeniero del área" porque estudió Ingeniería Industrial, como Salcedo (ambos terminaron la carrera). Era muy bueno, inteligente y con buena técnica, pero entrenaba poco (a decir de Max Merkel, nada o casi nada); no sólo destacaba en el remate, sino que fintaba muy bien y poseía un buen regate. En el Atleti de Domingo, Merkel y Lorenzo, solía dejarse caer a la banda izquierda, pues era zurdo, cosa que no se suele decir; allí entretenía la pelota hasta que llegaba al área Luis. No festejaba los goles, sino que se daba media vuelta y de regreso al medio del campo recibía la felicitación de sus compañeros. ¿El mejor delantero centro de la historia del club? Quizá el elogio resulte excesivo, pero sin duda fue uno de los mejores hombres de un Atleti entonces floreciente y admirado en España y Europa. 

  • 25-03-2008 15:09 en respuesta a

    Re: Gárate, último héroe y primer caballero

    Fran_Omega:

    Salvo en el leve patinazo ese del "hijo de argentinos que viajaron a España por motivos laborales" cuando, salvo monumental error que en mí sería imperdonable, sucedió justamente al revés y, salvo por el detalle más o menos trascendente del lugar de nacimiento, Don José Eulogio (Gárate de primero, Hormaechea de segundo) es vasco al 200%; es estupendo que, en 2.008, se sigan escribiendo artículos como ese.

    Perpétua memoria para EL jugador atlético por antonomasia.

    De acuerdo contigo en lo del patinazo, su biografía dice que es hijo de españoles (vascos) que nació por casualidad en Argentina, por eso sorprende el giro, no solo en este articulo, también se dice en Wikipedia, que lo muestra como argentino.

    Lo que creo incorrecto de tu nota Fran, es lo del segundo apellido, es Ormaechea, sin la h. El articulo del periodista de la COPE me parece muy emotivo y como se dice en algún comentario anterior, bienvenido sea, lo que degrada un poco su valor, en mi opinión, es que en un momento determinado dice que no le ha visto nunca jugar... Para mi fue mi jugador preferido y mi gran ídolo, aunque por sus evoluciones y contribuciones posteriores, considero a Luis Aragonés como la cara del Atlético, si es que nuestro Club tuviera que tener rostro

    Para terminar, y creo que lo he dicho aquí más veces, al final estos post se repiten periódicamente, es gracioso ver que Garate fue solo 18 veces internacional. Coincidió en algunas temporadas con Quini y con Santillana, que casi seguro que tienen más internacionalidades que Garate y que siendo buenos delanteros, no eran comparables con él, pero sobre esas pequeñas injusticias, que os voy a contar.

    Saludos 

     

Página 1 de 4 (60 elementos) 1 2 3 4 Siguiente >

AVISO LEGAL - Esta web pertenece a la ASDH, sin relación directa alguna con la sociedad Club Atlético de Madrid SAD. El uso de cualquier marca propiedad de la última se hace de modo nominativo y en ningún caso con fines comerciales o de intento de confusión de marcas. Así mismo SDH no se responsabiliza de las opiniones de sus colaboradores, foristas, etc...

Ofrecido por Community Server (Non-Commercial Edition) Football Supporters International Federación de Accionistas y Socios del Fútbol Español Asóciate al Atlético Club de Socios a través de Señales