en

Este blog

Sindicación

Archivo

Actualidad

  • Calendario Liga 2017-2018

    Jornada 1, 20/08/2017
    Girona FC - Atlético de Madrid

    Jornada 2, 27/08/2017
    UD Las Palmas - Atlético de Madrid

    Jornada 3, 10/09/2017
    Valencia - Atlético de Madrid

    Jornada 4, 17/09/2017
    Atlético de Madrid - Málaga

    Jornada 5, 20/09/2017
    Athletic Club - Atlético de Madrid

    Jornada 6, 24/09/2017
    Atlético de Madrid - Sevilla

    Jornada 7, 01/10/2017
    Leganés - Atlético de Madrid

    Jornada 8, 15/10/2017
    Atlético de Madrid - Barcelona

    Jornada 9, 22/10/2017
    Celta - Atlético de Madrid

    Jornada 10, 29/10/2017
    Atlético de Madrid - Villarreal

    Jornada 11, 05/11/2017
    Deportivo - Atlético de Madrid

    Jornada 12, 19/11/2017
    Atlético de Madrid - R Madrid

    Jornada 13, 26/11/2017
    Levante - Atlético de Madrid

    Jornada 14, 03/12/2017
    Atlético de Madrid - Real Sociedad

    Jornada 15, 10/12/2017
    Betis - Atlético de Madrid

    Jornada 16, 17/12/2017
    Atlético de Madrid - Alavés

    Jornada 17, 20/12/2017
    Espanyol - Atlético de Madrid

    Jornada 18, 07/01/2018
    Atlético de Madrid - Getafe

    Jornada 19, 14/01/2018
    SD Eibar - Atlético de Madrid

    Jornada 20, 21/01/2018
    Atlético de Madrid - Girona FC

    Jornada 21, 28/01/2018
    Atlético de Madrid - UD Las Palmas

    Jornada 22, 04/02/2018
    Atlético de Madrid - Valencia

    Jornada 23, 11/02/2018
    Málaga - Atlético de Madrid

    Jornada 24, 18/02/2018
    Atlético de Madrid - Athletic Club

    Jornada 25, 25/02/2018
    Sevilla - Atlético de Madrid

    Jornada 26, 28/02/2018
    Atlético de Madrid - Leganés

    Jornada 27, 04/03/2018
    Barcelona - Atlético de Madrid

    Jornada 28, 11/03/2018
    Atlético de Madrid - Celta

    Jornada 29, 18/03/2018
    Villarreal - Atlético de Madrid

    Jornada 30, 01/04/2018
    Atlético de Madrid - Deportivo

    Jornada 31, 08/04/2018
    R Madrid - Atlético de Madrid

    Jornada 32, 15/04/2018
    Atlético de Madrid - Levante

    Jornada 33, 18/04/2018
    Real Sociedad - Atlético de Madrid

    Jornada 34, 22/04/2018
    Atlético de Madrid - Betis

    Jornada 35, 29/04/2018
    Alavés - Atlético de Madrid

    Jornada 36, 06/05/2018
    Atlético de Madrid - Espanyol

    Jornada 37, 13/05/2018
    Getafe - Atlético de Madrid

    Jornada 38, 20/05/2018
    Atlético de Madrid - SD Eibar

    Enviado jul 20 2017, 01:30 por SDHEditor con no comments
    Archivado en:
  • ASdH presenta demanda contra el planeamiento urbanístico de La Peineta

    Con fecha de hoy, lunes 10 de julio, la Asociación Señales de Humo ha formulado demanda contencioso administrativa frente a la aprobación definitiva de la Modificación Puntual del Plan General de Ordenación Urbana de Madrid relativa al Área de Ordenación Especial 00.08 “Parque Olímpico-Sector Oeste” y el Área de Planeamiento Específico 20.14 “Estadio de la Peineta”. Distrito de San Blas-Canillejas, dictada por el Consejo de Gobierno de la Comunidad de Madrid.

    ASdH en definitiva, impugna la modificación puntual del sector donde hoy se ejecutan los trabajos de edificación del denominado Estadio Wanda Metropolitano y sus aledaños.

    La demanda ha recaído en la Sección Primera de la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Madrid, que ya ha dictaminado a favor de otras demandas de la Asociación Señales de Humo, concretamente en el ámbito Mahou-Calderón.

    El principal motivo para presentar la demanda es, como ya lo ha sido en muchas otras ocasiones, el cumplimiento del mandato estatutario que obliga a ASdH a trabajar para que todas las actuaciones en que esté involucrado el Club Atlético de Madrid SAD estén sometidas a la más estricta legalidad. Dados los antecedentes de los rectores y propietarios mayoritarios ilegítimos del Club, Miguel Ángel Gil Marín y Enrique Cerezo, involucrados a lo largo de los últimos años en diversas irregularidades, entendemos que es necesario, en la medida de nuestras posibilidades, someter al necesario control de legalidad todo lo que promueven. En este caso se somete a idéntico control a las administraciones actuantes, Ayuntamiento y Comunidad de Madrid.

    La demanda, que pide la nulidad radical del planeamiento, se basa en los siguientes motivos, que exponemos de forma sucinta y sin entrar aquí en mayores consideraciones de tipo jurídico:

    Primero -
    Nulidad del planeamiento por desviación de poder.

    Segundo
    - Nulidad del planeamiento por desafectación de sistemas generales en interés privado.

    Tercero - Nulidad del planeamiento por errónea clasificación del suelo. Vulneración del art. 14.2 de la ley 9/2001 del suelo de la Comunidad de Madrid.

    Cuarto - Nulidad por vulneración del art. 36.6 c) de la ley 9/2001. Relativo a la ejecución de menos plazas de aparcamiento en la parcela del estadio de las que marca la ley.

    Quinto - Nulidad por vulneración del art. 67.2 de la ley 9/2001 relativo a la compensación de dotaciones.

    Sexto - Falta de justificación del cumplimiento de las determinaciones establecidas por la Ley del Ruido 37/2003.

    Séptimo - Nulidad de pleno derecho del planeamiento aprobado por omisión en el procedimiento de aprobación de un informe sobre impacto de género.

    Desde la Asociación Señales de Humo consideramos que la situación provocada por los ilícitos que, a nuestro modo de ver, mantiene el planeamiento impugnado, imputables tanto al Ayuntamiento como a la propia SAD, somete a los aficionados del Atleti a un patente estado de indefensión e inseguridad, del que ya hemos venido advirtiendo a lo largo de todos estos años.

    Asimismo, entendemos que todas estas irregularidades incidirán en la futura emisión de licencia para la puesta en marcha del denominado Estadio Wanda Metropolitano, cuya paralización solicitaremos en tanto no se solventen aquéllas y, en consecuencia, instamos al Club a que adopte las previsiones que considere oportunas ante la eventual falta de autorización de dicha puesta en funcionamiento para la próxima temporada, dado que aún cuenta en propiedad con el Estadio Vicente Calderón en perfecto estado de uso y ello, sin perjuicio de las acciones que pudiera formular, si lo tuviera a bien, contra el Ayuntamiento de Madrid, ante el nuevo escenario provocado por la demanda promovida por Señales de Humo y en cumplimiento de lo regulado en el Convenio Patrimonial de 12 de diciembre de 2008.

  • El inédito caso del consejero delegado condenado por estafar a su propio club

    Por su interés reproducimos el artículo publicado en estoesatleti.es el pasado 28 de junio por el miembro de SdH Jesús Martínez.

    PARTE VI. EL HIJO DEL PATRIARCA. Miguel Ángel Gil Marín, mayor de edad, sin antecedentes penales, hijo de Jesús Gil veterinario de profesión, fue nombrado en noviembre de 1992 Director General del Atlético de Madrid. La mala situación económico-financiera por la que venía atravesando el club como asociación se vio agravada en la sociedad por la inexistencia de desembolso efectivo del capital social, salvo en una mínima parte. Ello determinó que, de acuerdo Jesús Gil y Miguel Ángel Gil, fueran desarrolladas, hasta la intervención judicial, tareas de maquillaje de la contabilidad, en las que no consta se involucrara Enrique Cerezo, a fin de evitar que apareciera como el patrimonio estaba por debajo del 50 por ciento del capital social, lo que legalmente hubiera implicado una causa de disolución”.

    De esta forma presentaba el Tribunal Supremo en sociedad a Miguel Ángel Gil, en su sentencia de 4 de junio de 2004. Resulta curioso que esa sentencia sea casi equidistante en el tiempo entre 1992 y 2017. Veinticinco años que contemplan a Gil Marín como alto mandatario del Club, ya sea como Director General, bajo la sombra tiránica y estentórea de su padre, ya como Consejero Delegado -simultaneó ambos cargos durante años-, volando libre entre fondos de inversión mendesianos y la figura burlesca de Enrique Cerezo, como partner in rhyme de su proyecto empresarial denominado Atleti. Sí, efectivamente, lo de rhyme es una llamada desesperada por si queda algo de justicia poética en la sala. En realidad, es su partner in crime, su cómplice.

    Desde noviembre de 1992 hasta el 29 de diciembre de 2005, Gil Marín es Director General del Club, simultaneando en los últimos años tal cargo con el de Consejero Delegado, en el cual permanece en la actualidad. En estos años su gestión ha sido un cúmulo de despropósitos, pero no hablaremos de ellos aquí. No incidiremos en la lacra que supone al Club la regencia de Gil Marín. Queremos abundar en otra cuestión que, de haberse contemplado por las autoridades deportivas y los órganos rectores del Club, hubiera apartado inmediatamente del cargo a aquél.

    Pero para ello volvamos a la sentencia de 2004, esa a la que los medios prestaron nula atención y las instituciones público deportivas obviaron descaradamente. Esa sentencia condena a Miguel Ángel Gil a 18 meses de prisión por un delito de estafa por simulación de contrato, de estafa al propio Atlético de Madrid. La condena por delitos patrimoniales lleva aparejada la inhabilitación para ejercer como administrador de una sociedad mercantil. Así lo dice tanto la legislación mercantil como la Ley de Sociedades Anónimas Deportivas, además de los propios Estatutos del Club en su art. 22:

    No podrán ser Consejeros las personas que se encuentren incursas en alguna de las prohibiciones legalmente establecidas, especialmente en la Ley de Sociedades de Capital y en la Ley del Deporte”

    Y la Ley de Sociedades de Capital dice:

    Artículo 213. Prohibiciones.

    1. No pueden ser administradores los menores de edad no emancipados, los judicialmente incapacitados, las personas inhabilitadas conforme a la Ley Concursal mientras no haya concluido el período de inhabilitación fijado en la sentencia de calificación del concurso y los condenados por delitos contra la libertad, contra el patrimonio o contra el orden socioeconómico, contra la seguridad colectiva, contra la Administración de Justicia o por cualquier clase de falsedad, así como aquéllos que por razón de su cargo no puedan ejercer el comercio.

    Y aun yendo más allá:

    Artículo 224. Supuestos especiales de cese de administradores de la sociedad anónima.

    1. Los administradores que estuviesen incursos en cualquiera de las prohibiciones legales deberán ser inmediatamente destituidos, a solicitud de cualquier accionista, sin perjuicio de la responsabilidad en que puedan incurrir por su conducta desleal.

    Yo no quiero aburrirles con un exceso de normativa, pero considero que esta información resulta transcendente para el aficionado atlético. Nadie puede explicar por qué Gil Marín se ha perpetuado ilegítimamente en el cargo de Consejero Delegado, tras haber sido condenado en firme, en el año 2004, por un delito contra el patrimonio, nada menos que del propio Club que dirige y administra.

    Obviamente, la complicidad de las instituciones públicas deportivas y del propio Consejo de Administración del Club han propiciado este desaguisado, todos han hecho oídos sordos, han sucumbido bajo el poder de los intereses creados y han convalidado esta ilegalidad manifiesta, este bochorno permanente, a pesar de que, una pequeña parte de los accionistas minoritarios, representados por Señales de Humo, vienen instando en cada Junta General, de manera infructuosa, la inmediata destitución del Consejero Delegado ilegítimo.

    Capítulo aparte merece la remuneración ilícita también, hasta el año 2015, del Consejero Delegado. En estos años se ha levantado millones de euros otra vez en contra de leyes mercantiles y los propios estatutos del Club, que necesitaron una remodelación para legalizar la situación, aunque no con efectos retroactivos, lógicamente.

    Podría inundarles de más normativa para acreditar que Gil Marín ha estado cobrando ilegalmente. No merece la pena. Quizás los tribunales entren en ello próximamente. El objeto de este artículo ya está cumplido. Espero que, de ahora en adelante, el seguidor atlético que haya podido acceder a estas líneas, conozca a ciencia cierta los antecedentes de quien rige el Club de sus amores y saque sus propias conclusiones. No nos hemos inventado nada.

    El aficionado atlético es consumidor de una marca privada donde el ilegítimo Consejero Delegado hace y deshace a su antojo. Lejos quedaron los tiempos de Club. El hincha no cuenta sino para pagar y animar. El clientelismo poblará las gradas del Wanda Metropolitano como lo ha venido haciendo en el Vicente Calderón desde hace 25 años. Y todo esto en claro quebrantamiento de la legalidad vigente desde que se apropiaron delictivamente del Club. Al menos, considérenlo.

  • De PeineTAS y otras (malas) hierbas

    Ante las últimas incidencias acaecidas en nuestro Club Atlético de Madrid, la asociación Señales de Humo quiere informar:

    1. Que el Tribunal Superior de Justicia de Madrid recientemente ha comunicado a esta parte otra victoria judicial. Se trata en este caso de la sentencia que sepulta definitivamente el plan urbanístico del Calderón condenando incluso en costas al Ayuntamiento de Madrid y al Club Atlético de Madrid, SAD.
    2. Que una vez acabada la temporada y mal empezado la próxima con la decisión del TAS conocida  que nos impide fichar jugadores este verano, no podemos más que recordar que Miguel Ángel Gil Marín vuelve a estar relacionado con el tráfico de jóvenes talentos. Debemos recordar que ya en 2004 fue condenado a 18 meses de prisión por lo que se denominó por aquel entonces como ‘Caso Negritos’. Es, a nuestro entender, lamentable el escenario generado por una pésima e interesada gestión a lo largo de todos estos años.
    3. Que desde la asociación Señales de Humo seguimos oponiéndonos a todos los aspectos que consideramos lesivos para el club de la gestión de Miguel Ángel Gil y Enrique Cerezo –también investigado por la justicia en el conocido ‘caso ático’ junto a el ex Presidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González.

    El último capítulo de nuestra oposición a los aspectos de la gestión a menudo delictiva de nuestro club es el peligroso traslado a La Peineta a que nos abocan sus ilegítimos gestores. En este sentido, el propio TSJM ha accedido a la personación solicitada hace meses por nuestra asociación en un nuevo procedimiento.

    El propósito de dicho procedimiento es evitar el traslado a dicho estadio en tanto no se cumplan los criterios siempre defendidos por esta parte: legalidad, suelo en propiedad, consulta a los socios y sostenibilidad económica. El desvío de poder y el incumplimiento de la normativa ambiental en materia de ruido serán dos de los argumentos jurídicos toda vez que ahora se conoce la corrupción que rodea a esta operación y la propia arquitectura del estadio.

    La demolición del Calderón planeada por Gil y Cerezo debe esperar hasta conocer la decisión sobre las medidas cautelares que se soliciten, entre las que deberá estar la denegación de licencia de apertura de La Peineta en tanto no se cumpla con la legislación vigente y no constituya un riesgo para los espectadores. Dados los luctuosos hechos acaecidos hace relativamente poco a asistentes a espectáculos en otros recintos de la ciudad creemos que debemos ser muy cuidadosos con la seguridad del estadio.

  • UEFA Champions League, sorteo de semifinales. R Madrid - Atlético de Madrid


    Atlético de Madrid y Real Madrid se enfrentarán en las semifinales de la UEFA Champions League. La ida se disputará en el estadio Bernabéu el día 2 de mayo y la vuelta en el estadio Vicente Calderón el día 10 de mayo. La hora de inicio de los partidos será las 20:45.

    La otra semifinal la disputarán AS Mónaco y Juventus, primer partido en el Principado monegasco.


  • El milagro de los panes, los peces y la Peineta

    Por su interés reproducimos el artículo publicado en ctxt.es el pasado 20 de marzo por el miembro de SdH Jesús Martínez.

    "El proyecto para vender el Calderón y trasladarse al nuevo estadio ha pasado de saldar la deuda histórica del Atlético a costar cerca de 200 millones de euros"

    Ahora que el traslado del Atlético de Madrid parece apuntalar sus movimientos definitivos para el próximo septiembre (si la justicia o las instituciones no deciden lo contrario, dada la chapuza administrativa que se vislumbra tras la peculiar recalificación del suelo de la Peineta y la extravagante solución planteada para la ejecución de las obras de los accesos) conviene echar la vista atrás para alcanzar la ineludible conclusión que da título a este artículo.

    Desde que en febrero de 2006, Miguel Ángel Gil Marín nos contara a bombo y platillo y rodeado de fieles creyentes su plan de vender el Vicente Calderón para saldar la deuda histórica del Club Atlético de Madrid SAD (la que engendró su padre y él mismo amamantó), han transcurrido once años de una gestión nefasta, en los que el oscurantismo, la falacia y la manu militari gilista han mantenido al aficionado --sumiso, todo hay que decirlo-- a verlas venir. Once años después, se descubre el engaño y la grave situación financiera en la que el Club se ve inmerso tras la trama urdida por sus ilegítimos propietarios.

    Pero antes de llegar al final del largo y tortuoso camino, conviene rememorar los hitos que han ido marcando la senda del desarraigo del hincha atlético.

    Puesta en marcha la maquinaria de la salvación de la deuda atlética desde ese invernal día de febrero de 2006, y sintiéndose sus artífices plenamente legitimados por la impostada gloria de la misión, solo tuvo que transcurrir un año y medio para que unos periodistas razonables nos bajaran de la nube en el fragor del estío del 2007, al contarnos que el beneficio para el Club solo sería de entre 15 y 35 millones, una pequeña parte de la deuda de 130 que admitía tener y que, por supuesto, era ya en esa fecha mucho mayor.

    "El 12 de diciembre de 2008 se firma el Convenio Patrimonial entre el Consistorio y la SAD al albur de la futura candidatura de la Capital a los Juegos Olímpicos de 2020"


    A pesar de que el loable –si hubiera sido cierto-- objetivo inicial de salvar la deuda histórica –y acometer fichajes top, como aseguró un siempre lenguaraz Enrique Cerezo-- se veía frustrado casi de raíz al echar los primeros números, por muy benévolos que fueran con el proyecto, se firmó el protocolo con el Ayuntamiento de Ruiz-Gallardón en julio de 2007, porque según el alcalde-faraón: “Ganamos todos”.

    Porque seguramente ganábamos todos, el 12 de diciembre de 2008 se firma el Convenio Patrimonial entre el Consistorio y la SAD al albur de la futura candidatura de la Capital a los Juegos Olímpicos de 2020 y dada su trascendencia se publica en prensa la noticia, que aquí no se trata de lo que yo cuente, sino, como estamos comprobando, de lo que nos cuentan las hemerotecas:

    De esta noticia cabe inferir que ya se aludía a aquello de “lo comido por lo servido” y que se trataba del cambio de un estadio por otro, el viejo por el nuevo, por lo que el Club no ganaría un euro, aunque sí un estadio ultramoderno.

    En definitiva, en poco menos de dos años, habíamos pasado “de saldar la deuda histórica” a “lo comido por lo servido”, ajena la afición a lo que algunos aventuraron que pasaría y que la maquinaria mediática gilista se encargó de ocultar. Pero lo peor de todo es que en cualquier momento se podría haber dado marcha atrás, máxime cuando, en septiembre de 2013, se conoció que Madrid no sería olímpica. En ese momento, con una ejecución de obras del nuevo estadio en fase meramente testimonial y no necesitando ninguna de las partes continuar adelante con el proyecto, podría haberse resuelto lo firmado. Pero hete aquí que, a pesar de haberse iniciado las obras sin licencia y de saberse que se incumpliría por el club el plazo de entrega del estadio (que según la estipulación quinta del convenio era de tres años desde la firma del acta de replanteo, la cual tuvo lugar en octubre de 2011 y por tanto la Peineta debió ser entregada en octubre de 2014), pesó más el tinte especulativo de la operación. La razón es que las plusvalías urbanísticas de la parcela del Vicente Calderón estaban comprometidas y ya no cabía la marcha atrás.

    "El club y la cervecera aprobaron un planeamiento que vulneraba de forma flagrante la ley y que incidía en el hipotético valor dado a la parcela del estadio, evidentemente a la baja"

    Así pues, tras algunos varapalos judiciales al ámbito Mahou-Calderón, debidos a que el club y la cervecera aprobaron un planeamiento que vulneraba de forma flagrante la ley y que incidía en el hipotético valor dado a la parcela del estadio, evidentemente a la baja, nos encontramos con que FCC, que había suscrito un convenio con la SAD para ejecutar las obras del nuevo estadio a cambio de dichas plusvalías urbanísticas, decide bajarse del carro y rescindir dicho convenio, lo que supone para el Atleti unas pérdidas reconocidas en las cuentas aprobadas en noviembre de 2016 de 25,5 millones de euros.

    En dichas cuentas, también se recoge una minoración del valor contable de la parcela del Vicente Calderón, que pasa de 196 millones a 154. Esa parcela es hoy prenda –junto con otros derechos-- del crédito concedido al Club por Inbursa, la financiera de Carlos Slim, por importe de 163 millones, para la ejecución del Estadio Wanda Metropolitano.

    También por el camino se pierden 72 millones de euros, igualmente reconocidos por el club en las cuentas anuales, derivados de una nueva pifia judicial, esta vez en la Operación Alcorcón, en cuyo paraje de Venta La Rubia todavía se congregan hoy en día algunos jubilados despistados en espera de ver a Cerezo colocar la primera piedra de la Ciudad Deportiva del Atleti.

    Y así las cosas, sentencias condenatorias mediante –de cuyos resultados se pretende culpar a los que denuncian y no a los que cometen las ilegalidades–, y tras la entrada de Wanda en el capital de la SAD, salvándola de una previsible situación de quiebra, nos plantamos en el momento actual, a seis meses de la supuesta inauguración del Wanda Metropolitano (si la seguridad y la movilidad lo permiten), y ya se reconocen abiertamente las pérdidas que supone para el Club la locura del traslado.

    En Radio Marca, el ínclito Cerezo no tiene remilgo alguno en reconocer que se perderán 170 millones con el traslado, cuando se pensaban ganar 100; y uno de los voceros del gilismo, quien otrora ensalzaba la operación, echa cuentas de lo que cuesta un estadio, cifrando las pérdidas en 150 millones.

    Se corregía así el importe detallado por el locuaz presidente, que sin embargo, a mi modo de ver, está más cerca de los números reales, dado que nunca se contemplan los resultados negativos derivados de la resolución del contrato de FCC, por los aludidos 25,5 millones de euros.

    No podemos dejar de advertir que se prevé vender la parcela del Calderón por su valor contable, pero eso está por ver y solo el tiempo lo dirá, ya que la previsión de pérdidas está limitada al precio final de venta de dicha parcela.

    "A lo largo de todo el proceso se perderán en el proyecto cerca de 200 millones de euros, si tenemos en cuenta otros gastos como impuestos, traslado, financieros, proyectos"

    Lo que resulta a todas luces evidente es que a lo largo de todo el proceso se perderán en el proyecto cerca de 200 millones de euros, si tenemos en cuenta otros gastos como impuestos, traslado, financieros, proyectos, etc. Que nos cuenten la milonga de que se pagarán en unos años con la rentabilidad que genere el nuevo estadio no solo es una hipótesis, sino que no enmascara un ápice la realidad: el traslado es un fracaso de principio a fin. El dinero se podría haber utilizado para remodelar el Calderón, permutar terrenos con la Mahou, sanear parte de la deuda que generaron y siguen alimentando los que se apropiaron indebidamente del club y en hacerle una plantilla realmente competitiva al Cholo, el único que verdaderamente está sosteniendo la economía atlética metiendo al Atleti, por cuarta vez consecutiva, en los cuartos de final de Champions.

    Mientras tanto, los medios de comunicación, lejos de denunciar esta realidad, de preguntarse cómo los que detentan la mayoría del capital del Atleti juegan así con su patrimonio histórico, se dedican a glosar la figura de Miguel Ángel Gil y Cerezo, manipulan la información para despistar y convencer al hincha y la opinión pública, pregonanando las maravillas de un nuevo estadio que sin embargo deja entrever algunas chapuzas de manual. Menos mal que nos quedan algunos reductos donde aún se respira aire libre e independiente y nos permiten contarles estas cosas.

    ----------------------------------------

    Jesús Martínez Caja es abogado y miembro de la Asociación Señales de Humo.

  • UEFA Champions League, sorteo de cuartos de final. Atlético de Madrid - Leicester City

    El Atlético de Madrid ha quedado emparejado con el Leicester en el sorteo de los cuartos de final de la UEFA Champions League que se ha celebrado hoy. El partido de ida se celebrará en el estadio Vicente Calderón el 11/12 de abril y el partido de vuelta tendrá lugar en el estadio King Power el 18/19 de abril. Ambos partidos darán comienzo a las 20:45.

    El sorteo completo es el siguiente:

    Atlético de Madrid - Leicester City

    Borussia Dortmund - AS Mónaco

    FC Bayern - R Madrid

    Juventus FC - FC Barcelona


  • ASdH desea una pronta recuperación a Fernando Torres

    La Asociación Señales de Humo quiere transmitir a nuestro jugador Fernando Torres sus deseos para una pronta recuperación tras la lesión sufrida anoche y su agradecimiento al público de Riazor por su comportamiento en esos difíciles momentos.

  • Copa del Rey, sorteo de cuartos de final. Atlético de Madrid - Eibar


    El Atlético de Madrid ha quedado emparejado con la Sociedad Deportiva Eibar en el sorteo de los cuartos de final de la Copa del Rey que se ha celebrado hoy. El partido de ida se celebrará en el Vicente Calderón el jueves 19 de enero y el partido de vuelta tendrá lugar en Ipurua el miércoles 25 de enero. Ambos partidos darán comienzo a las 19:15 y serán retransmitidos por beIN LaLiga.

    El cuadro completo del sorteo es el siguiente:

    Real Sociedad - FC Barcelona
    Alcorcón - Alavés
    Atlético de Madrid - Éibar
    R Madrid - Celta

    Enviado ene 13 2017, 01:00 por admin con no comments
    Archivado en:
  • Aclarando el verdadero origen de la deuda del Atlético de Madrid

    La asociación Señales de Humo de aficionados del Atlético de Madrid desea informar en relación con la velada acusación vertida por Miguel Ángel Gil Marín vía diario Marca a esta asociación, a la que sin citarla achaca la responsabilidad del endeudamiento derivado de las operaciones urbanísticas impulsadas por él mismo.

    Miguel Ángel Gil Marín omite, entendemos que para ocultar su calamitosa gestión del Club Atlético de Madrid, que la judicialización del ámbito Mahou-Calderón viene dada por la ilegal proyección urbanística del mismo, tal y como Señales de Humo denunció y así ha sido decretada por los jueces. Es uno de los fines estatutarios de Señales de Humo el impedir que se perpetren delitos o cualquier tipo de irregularidades en nombre de nuestro Club algo que viene tomando por costumbre el Consejero Delegado ilegítimo y su socio Cerezo.

    Más allá de la deuda llamada histórica que no es sino el resultado de la gestión desleal y negligente, cuando no delictiva, de los Gil y Cerezo desde el año 1992, año de la transformación en S.A.D que suponía liquidar las deudas hasta entonces acumuladas, quisiéramos aprovechar la ocasión para poner negro sobre blanco los conceptos que nutren buena parte de otra deuda, esta sí verdaderamente, histórica: la de Gil Marín y Cerezo con el Club.

    Al hilo de lo que se comenta en el citado artículo del diario Marca de hoy observamos que para entender la difícil situación patrimonial de nuestro club el Sr. Gil Marín omite citar que:

    1. Ha venido apropiándose de cantidades millonarias durante varios ejercicios, aduciendo contraprestación económica de su cargo de Consejero Delegado, cargo que no debía ocupar por haber sido condenado por estafar a la SAD y por ende estar vedado por los Estatutos de la SAD y la legislación mercantil y la propia Ley de Sociedades Anónimas Deportivas. Superan los 10 millones de euros.
    2. Ha retirado de las arcas de la SAD los 11.800.000 euros que obligara la Audiencia Nacional a depositar al no desembolsar el importe de las 236.000 acciones suscritas en fraude de ley en 1992. Debiendo adicionalmente los intereses desde entonces, es decir, casi 30 millones.
    3. Ha retirado de la contabilidad de la SAD los 16.800.000 euros que obligara la Audiencia Nacional a anotar tras la estafa perpetrada con el Caso Negritos, al atribuir un valor contable a jugadores que no lo tenían en 1998. Debiendo adicionalmente los intereses desde entonces, es decir, casi otros 30 millones.
    4. Siguen desaparecidos de la contabilidad de la SAD los 72 millones de euros que detectara la Audiencia Nacional, y que salieron a través de Van Doorn con destino desconocido antes de 1999. Con sus intereses desde entonces, se superarían otros 110 millones.

    Es decir, sin entrar a valorar el efecto económico de su gestión deportiva que nos tuvo fuera de Europa 14 años, 2 años en Segunda y 4 disputando el Descenso, en las cuentas de la SAD se echan en falta 180 millones de euros.

    Y a dicha cantidad hay que sumar los 73 millones de euros de pérdidas derivados de la operación Ciudad Deportiva de Alcorcón más los 25,5 millones de pérdidas de la resolución negligente del contrato de ejecución de La Peineta a cambio de plusvalías urbanísticas del Calderón con FCC.

    El suma y sigue asciende, pues, a más de 275 millones de euros derivados de deuda de apropiadores indebidos y estafadores y de su propia gestión negligente y falaz.

    Y todo ello sin contar además el coste de oportunidad que suponen que todos esos importes no hayan sido reinvertidos en el club para su crecimiento deportivo y social.

    Para aquellos que aún piensen que Gil Marín y Cerezo aseguran su gestión con su dinero, informarles que era y es falso. Es la propia SAD la que abona anualmente el coste de cualesquiera avales que deban depositar. Nunca han puesto un duro por el Atleti que no hayan recuperado con creces.

    Hoy se descubre que el traslado, a todas luces innecesario e indeseado por la mayoría de la afición, se montó sobre una base mendaz e ilusoria, que ya no solo no servirá para fichar a grandes estrellas o acabar con la deuda como se nos argumentó falsamente en su día para convencer a propios y extraños, sino que supondrá un endeudamiento grave que se pretende atribuir a Señales de Humo para encubrir la gestión fraudulenta e incompetente de Gil Marín y Cerezo.

    Por nuestra parte, convocamos a los medios y a los gestores del Club para que aporten argumentos que contrarresten o desmientan lo aquí escrito, en el más profundo convencimiento de que nadie dirá absolutamente nada, haciendo bueno el refrán y, una vez más, podremos comprobar eso de que “el que calla otorga”.

  • El nuevo escudo del Atleti como estrategia de distracción

    Por su interés reproducimos el artículo publicado en diario16.com el pasado 17 de diciembre por el miembro de SdH Jesús Martínez.

    Mucho hay escrito ya sobre el nuevo escudo –pin o logo lo llamaría yo- del Atleti. Que es una aberración histórica y heráldica, realizada además a traición, con alevosía y premeditación y prescindiendo de la opinión de la masa social, es algo sobre lo que no voy a redundar. No entraré en el diseño, que puede gustar más, menos o nada, aunque sí diré que me alineo en los de la tercera opción.

    Sin embargo, sí debe quedar claro que la SAD ha manipulado nuevamente la realidad para conseguir argumentos a favor del cambio. Hoy, la Asociación rojiblanca Peña Los 50, nos ha regalado un tuit nítido, en el que contradice la versión oficial de la SAD y evidencia cuántos escudos reales ha tenido el Club Atlético de Madrid, los que me permito mostrar en esta foto:



    Y tras esta oportuna explicación de quienes han demostrado ser expertos conocedores de la materia, no hay más. Dar pábulo como se ha hecho desde la web del Atleti y los medios afines al gilismo de esa sarta de escudos –ya van por 19- que ha publicado la denominada lafutbolteca.com es abrazar la falacia con una evidente estrategia, mostrar a la afición que han sido muchos los escudos del Atleti y que por uno más no pasaba nada. Incluso se han permitido manipular el escudo fundacional suprimiendo el balón marrón que descansa en su centro, a fin de promocionar el azul y el blanco como colores exclusivos de la génesis del Club.

    Han conseguido con este ejercicio de encumbramiento de la falsedad y el desprecio a la historia rojiblanca que la afición se alce en armas
    , que las peñas se muevan en torno la lema “El escudo no se toca”, posiblemente algo inesperado para los mandatarios de la SAD, acostumbrados a campar a sus anchas en temas de mucho mayor calado, al menos en el orden económico y de estabilidad institucional. Evidentemente, el respeto a la esencia y la historia del Club les importa poco, de ahí esta magistral lección de sibilina ignorancia y desapego a sus señas de identidad.

    Ignoro si preocupa mucho o no a Gil Marín el asunto, sí me consta que se están pidiendo opiniones a colectivos atléticos al respecto y hasta algún bardo oficial de Miguel Ángel, ha deslizado que podría haber una especie de referéndum sobre el escudo y quien sabe si eso llevaría a una marcha atrás, que estratégicamente se vendería como una graciosa concesión a la afición, porque se cuenta mucho con ella, pues no en vano la masa social es a quien pertenece el Club – Gil Marín dixit, con bastante hipocresía, quede claro-

    Sin embargo, de este incidente la afición debe extraer un mensaje inequívoco: Siendo la historia un aspecto esencial y a proteger por todos, hoy en día está en juego la propia subsistencia del Club y frente a las agresiones continuas a su patrimonio perpetradas por los que detentan ilegítimamente su propiedad es contra lo que debe alzarse la masa social y la afición en general.

     Ayer mismo, en la comida de Navidad del Club, Gil Marín, premiado hace un mes, como el mejor CEO europeo del mundo del fútbol, ha reconocido el riesgo grande que supone el fuerte endeudamiento a corto plazo. Ese endeudamiento, cuyos últimos capítulos consisten en 25.5 millones de pérdidas por resolver el convenio con FCC, el empobrecimiento del suelo del Calderón en cerca de 100 millones por los ilícitos cometidos o los 72 millones de pérdidas derivados de la Operación Alcorcón, por no hablar del crédito concedido por INBURSA por valor de 160 millones para la ejecución del nuevo estadio, deriva de la errática gestión del sarcásticamente premiado. Es el principal responsable y de momento le salva la red deportiva del Cholo Simeone, amén de los 70 millones que ha soltado WANDA –a quien se postula en los mentideros como futura adquirente de la SAD- y que sacaron de la quiebra inminente a la institución. Este reconocimiento viene a dar la razón y a poner en valor los continuos avisos del único grupo opositor del gilismo, la Asociación Señales de Humo.

    El tiempo acabará dando y quitando razones, pero de momento la SAD mantiene distraída a la afición en una batalla por un escudo, que tiene su lógica transcendencia y está plenamente justificada, pero que le aparta de cuestiones cruciales que no deberían ser tomadas a la ligera como hasta ahora, pues inciden en la propia supervivencia del Club Atlético de Madrid.

  • Copa del Rey, sorteo de octavos de final. UD Las Palmas - Atlético de Madrid


    El Atlético de Madrid ha quedado emparejado con la Unión Deportiva Las Palmas en el sorteo de los octavos de final de la Copa del Rey que se ha celebrado hoy. El partido de ida se celebrará en el Estadio de Gran Canaria el martes 3 de enero y el partido de vuelta tendrá lugar en el Vicente Calderón el miércoles 11 de enero. Ambos partidos darán comienzo a las 21:15 y serán retransmitidos por beIN LaLiga.

    El cuadro completo del sorteo es el siguiente:

    UD Las Palmas - Atlético de Madrid
    Alcorcón - Córdoba
    Athletic - FC Barcelona
    R Madrid - Sevilla
    Deportivo - Alavés
    Real Sociedad - Villarreal
    Valencia - Celta
    Osasuna - Eibar

  • Primero se apropiaron del Club, hoy nos roban su identidad

    Carta abierta de Francisco José Estévez Hernández y Jesús Manuel Martínez Caja, abogados de Señales de Humo, publicada en vozpopuli.com tras los cambios del nombre del estadio y del escudo.

    Cabría preguntarse qué ha hecho el Atleti para merecer esto. Cuando están a punto de cumplirse las ominosas “bodas de plata” de la apropiación indebida del Club por Jesús Gil y Gil y su cooperador necesario Enrique Cerezo, en sintonía con la estafa perpetrada pocos años después por el Consejero Delegado Miguel Ángel Gil Marín junto con su meritado padre, esta mañana nos acaban de robar la identidad, la esencia del Club Atlético de Madrid. No solo nos abocan a un éxodo indeseado en unas condiciones de movilidad y seguridad execrables con el beneplácito de las instituciones, sino que pretenden albergara a los portadores del sentimiento rojiblanco en un estadio denominado Wanda Metropolitano.

    El sibilino guiño al histórico y glorioso Stadium Metropolitano, en realidad es una obra maestra del trile, una argucia dirigida, por un lado, a que la afición sobrelleve mejor el nombre comercial y, por otro, a que el Metropolitano se erija en el guardián y adalid de la historia atlética, relegando a un segundo plano al Estadio Vicente Calderón hasta lograr su absoluta difuminación. Abominable detalle con el mejor Presidente que tuvo nunca el Club, al cual honran tanto el Templo atlético como su propio himno. Por poco tiempo.

    El patrocinio, como la propia inversión del grupo chino, tapa los agujeros que los que detentan ilegítimamente la mayoría del accionariado dejan en la tesorería

    Podríamos pensar -y muchos lo concebirán así- que para competir debemos amoldarnos a las nuevas prácticas comerciales, que los estadios modernos -algunos solo- tienen nombres de marcas o multinacionales dispuestas a soltar un pastizal por exhibirlos en el estadio de un Club de la élite del fútbol y que, por eso de quien paga manda, la decisión debería entenderse correcta. Pero no podemos obviar que el patrocinio, como la propia inversión del grupo chino en el Atleti, viene a tapar los agujeros que los que detentan ilegítimamente la mayoría del accionariado de la SAD van dejando en su tesorería año tras año.

    Sin ir más lejos, el club hubiera entrado en quiebra si Wang Jianlin no asume en su momento la indispensable ampliación de capital. El cambio de estadio no era necesario, hemos conseguido el top deportivo en el Vicente Calderón y gracias al Cholo ¿Acaso el Wanda Metropolitano asegura más? Nos vamos del estadio que levantaron con tanto esfuerzo y penalidades nuestros ancestros para ir a parar a un estadio llamado Wanda. Deplorable.

    Se avecina un tiempo de incertidumbres, de grandes cambios difíciles de asimilar, para algunos -o quizá para muchos- imposibles de deglutir. Se nos hace bola. Cambiamos de estadio, cambiamos de escudo y lo próximo, no es difícil adivinarlo, será el himno. La esencia y la identidad del Club se derrite en la tórrida lava de un volcán incontenible llamado mercantilismo. Y ambición.

    Y en cuanto al escudo, no es que no lo sepan porque sí, lo saben muy bien. De hecho, si acaso lo ignoraban antes, lo descubrieron en 2006, cuando la propiedad de la SAD ni más ni menos que dio el visto bueno a que Nike diseñara una primera equipación mitad roja, mitad blanca, con pantalón rojo, que la Afición, por una vez, logró echar fuera del Calderón, exclusivamente para partidos foráneos … Siempre que se pudo porque, por ejemplo, el árbitro impidió que el Atleti saliera así vestido en el Bernabéu … ¡por coincidencia de colores!. Jamás habíamos caído tan abajo.

    El pitorreo a nuestra costa, de aficiones rivales, nunca estuvo más justificado. Con su burla muestran mayor respeto que los autores del engendro"

    Sacrilegios semejantes, o aún mayores, le hemos visto cometer a Nike con el Barça; pero existen clubes que, por su historia, carácter e idiosincrasia, nos resistimos a las novedades, cuando son innecesarias, caprichosas y responden a presuntos intereses comerciales. O eso dicen, porque eso de los “intereses comerciales”, como lo del “mercado asiático”, va camino de convertirse en un cajón de sastre en el que todo lo absurdo cabe y todo lo extradeportivo justifica.

    Pero quienes pensamos que el Athletic no sólo fue un modelo en nuestra fundación, sino que lo sigue siendo en su sacrosanta defensa de la Tradición, no sentimos ninguna extrañeza cuando rechazaron aquella locura de un diseñador y obligaron a que la camiseta de los manchurrones rojos, sobre fondo blanco, fuera (triste, patética) flor de un día.

    Quienes opinamos que no todo cabe en los colores rojiblancos, tampoco nos sorprendimos cuando la Afición del Sporting de Gijón devolvió un invento de camiseta que ponía finas líneas rojas sobre fondo blanco y, quienes defendemos que un escudo es elemento imprescindible en la identidad de un club, dimos por hecho que una Afición como la del Real Zaragoza rechazaría de plano un intento de cambio, como así fue. ¿Qué existe de arcaico en el escudo del Atleti? ¿Qué alarma diseñadora-social se vivía, que justificara esta propuesta de transformación?

    Parece sinceramente una broma, este diseño de “nuevo escudo” tricolor, que por momentos parece que lleva boina (mal colocada, por cierto) y, en otros, parece que te saca la lengua, cuando no te preocupa, por si le ha salido un chichón al revés, a la barra superior.

    El pitorreo a nuestra costa, de aficiones rivales, nunca estuvo más justificado. Cualquiera de ellos, incluso quienes nos detestan, demuestran con su burla mayor respeto y consideración, por lo que somos y significamos, que los autores del engendro.

    No es nuestra intención entrar al trapo del escudo, una tropelía evidente, dejando de lado todo lo que rodea a esta enorme tomadura de pelo, que es aún más importante. No obstante sí esperamos que esta falta absoluta de amor y de respeto por nuestra identidad, provoque reacciones: las que merece una burla al aficionado.

    No quieren masa social, sino clientes. No quieren que pensemos, sino que paguemos. Y nos lo demuestran con un escudito infame. ¿Vamos a seguir dejándonos llevar?. ¡¿En serio?!

    La afición a pagar y a callar. Hace poco Miguel Ángel Gil decía en un publirreportaje en la web del Club que éste era de todos los atléticos. Es una falacia que reitera cada vez que puede y que no siente en absoluto, porque de ser así, poco le hubiera costado someter a la consideración de la afición el cambio de estadio y el cambio de escudo –incluido el homenaje ya arruinado al escudo de la Villa-. Esta es la transparencia que se nos quiere vender. Sigamos dejándonos apabullar. Permitiendo este tipo de fechorías. Olvidemos las palabras de aquel sabio que un día increpó a quien pisaba un escudo dibujado en el césped de un estadio. Su escudo, nuestro escudo. Su estadio, nuestro estadio. Uno ya nos lo han arrebatado. Al otro le queda muy poco.

    Francisco José Estévez Hernández y Jesús Manuel Martínez Caja

    Abogados de Señales de Humo

  • UEFA Champions League, sorteo de octavos de final. Bayer Leverkusen - Atlético de Madrid

    El Atlético de Madrid ha quedado emparejado con el Bayer Leverkusen en el sorteo de los octavos de final de la UEFA Champions League que se ha celebrado hoy. El partido de ida se celebrará en el estadio BayArena el miércoles 21 de febrero y el partido de vuelta tendrá lugar en el estadio Vicente Calderón el martes 15 de marzo. Ambos partidos darán comienzo a las 20:45.

    El sorteo completo es el siguiente:

    Manchester City - AS Mónaco

    R Madrid - SSC Napoli

    SL Benfica - Borussia Dortmund

    FC Bayern - Arsenal

    FC Porto - Juventus

    Bayer Leverkusen - Atlético de Madrid

    PSG - Barcelona

    Sevilla - Leicester City

  • ¿Y a los aficionados del Atleti, quién nos indemniza?

    Por su interés reproducimos el artículo publicado en diario16.com el pasado 28 de noviembre por el miembro de SdH Jesús Martínez.

    A estas alturas ningún atlético debe albergar duda alguna respecto al traslado de los trastos a La Peineta en agosto de 2017. Es un hecho que salvo sorpresa de última hora el nuevo estadio, ya se llame finalmente Wanda, Telefónica o cualquier otra marca que pague lo suficiente, será el escenario del Atleti a partir de la temporada 2017-18.

    Cuesta llamarlo casa. El Manzanares, el Estadio Vicente Calderón, lo levantó la afición atlética y fue de su propiedad hasta 1992. Es fácil sentirlo como tu casa, máxime si has nacido y crecido en él con todos los recuerdos y vivencias que ello conlleva. Con el nefando advenimiento del gilismo todo cambió y el Templo ha llegado a ser propiedad de los más variopintos personajes ajenos totalmente al Club. Ya lo expliqué en su día. Y de aquellos barros estos lodos.

    Pero volvamos al presente y escudriñemos los motivos por los cuales la afición rojiblanca se encuentra ante esta encrucijada. La entelequia del Madrid olímpico fue el caldo de cultivo para que entre Gallardón, Gil Marín y Cerezo se urdiera un plan que debería haberse finiquitado desde el mismo momento en que se cotejó que Madrid nunca sería olímpica o, al menos, en los años venideros y por mucho tiempo. Porque se podía haber hecho cuando las obras no estaban comenzadas, dejando las cosas como están.

    Sin embargo, el consistorio del PP prosiguió con el proyecto para inmediatamente abandonarlo y dejarlo a su suerte. Gil Marín hizo lo mismo. Desde el 2008 en que se firma el Convenio patrimonial entre el Ayuntamiento y el Club las obras se iniciaron tarde y mal y se han estado ejecutando incluso sin licencia por obra y gracia de la administración municipal pepera. Y respecto de las infraestructuras ni se movió una piedra. Y el convenio estipulaba unos plazos. Era fácil adivinar que si antes de acabar el 2016 había de recalificarse el suelo para poder venderlo al Atlético de Madrid, que tiene de plazo para decidir comprarlo –como así será- hasta abril de 2017, lo lógico es que ya quisiera ocupar el estadio, como fecha tope, en la temporada 2017-18.

    En cualquier caso, el Atleti podría haber inaugurado el estadio mucho antes. Mejor dicho, debería haberlo inaugurado en la 2015-16, eso sí, en régimen de concesión adquiriéndolo después. Hubiera dado igual porque las infraestructuras que ni siquiera se han empezado ahora tampoco lo hubieran hecho hace dos años, obviamente. Pero este dato es transcendente. Me explico.

    Cuando Ahora Madrid llega al gobierno municipal, se encuentra con una patata caliente de considerables dimensiones y difícil encaje pero no tuvo los redaños de poner fin a la situación. Y ello a pesar de que todas las voces desde el Consistorio clamaban por el disparate que se avecinaba. Pero nadie reparó o quiso hacerlo en la estipulación 5 del Convenio patrimonial que obligaba a ejecutar el estadio en el plazo de tres años desde la firma del acta de replanteo. Como quiera que el acta de replanteo se firmó el 21 de octubre de 2011, salvo que se haya -acordado una prórroga para la total ejecución de las obras, lo cual ni consta ni se ha hecho público, es evidente que el Club habría incumplido la estipulación 10 a) del Convenio –ejecución en plazo- y habría incurrido en una infracción por falta muy grave, recogida en la estipulación 18 a), 1, que podría implicar la extinción de la concesión de conformidad con lo previsto en la estipulación 20, 2 a).

    En consecuencia con lo expuesto, entresacado del propio texto del Convenio, es evidente que el estadio debería haber quedado ejecutado antes del 24 de octubre de 2014 y como no se hizo así, el Ayuntamiento podría haber extinguido la concesión por un incumplimiento imputable al Club. El coste de extinción de la concesión hubiera sido indemnizar al Club por las obras realizadas hasta la fecha, nunca más de 36 millones de euros, pues ese era el coste estimado de ejecución cuando Slim decidió paralizar la obra y resolver el contrato suscrito con Gil Marín, que como conocen permutaba las plusvalías urbanísticas del suelo del Calderón por el coste total de ejecución del nuevo estadio. Dicha resolución, ha supuesto un resultado negativo para el Club de 25.5 millones de euros, según recogen las cuentas anuales, pero ya dedicaremos un artículo para examinar, en mi humilde opinión, la negligencia supina de Gil Marín y sus asesores a la hora de afrontar dicha resolución.

    Resultaría una boutade pensar que el gobierno municipal del PP iba a provocar la extinción de la concesión, habiendo sido promotor del convenio y máximo coadyuvante del caos generado. Y las razones de que Ahora Madrid no lo haya hecho pueden radicar en la bisoñez en el gobierno y el miedo a la hora de encarar la medida. Y ciertamente en la responsabilidad que entraña la misma, pues hubiera implicado indemnizar al Atleti en una suma con la que no se cuenta ni por asomo. Cierto es que el Ayuntamiento se encuentra en una situación financiera muy complicada, no cabe negarlo, pero no se trata solo de sujetar las cartas que tienes en tu mano, hay que saber jugarlas. Y que a agosto de 2017 no se iban a haber desplegado las medidas necesarias para paliar los problemas de seguridad y movilidad de la zona era de todos conocido.

    La situación es de auténtico caos con un estadio que se inaugura en poco más de 9 meses y con los accesos, transportes y demás infraestructuras de movilidad aún por iniciar, si no por definir. En estas circunstancias lo aconsejable es diferir la apertura del estadio pero Gil Marín esgrime compromisos comerciales ineludibles que implicarían penalizaciones económicas para el Club. Y más allá de ese incumplimiento esencial de no ejecutar la obra en plazo, lo cierto es que para esa fecha todo lo que corre por cuenta del Atlético de Madrid estará ejecutado, luego no cabría denegar la licencia de funcionamiento del estadio por no darse una serie de circunstancias cuya solución no compete al Club, sino a la propia administración a tres bandas –Ayuntamiento, Comunidad y Fomento-.

    LA INAUGURACIÓN DEL NUEVO ESTADIO DEL ATLÉTICO DE MADRID EN AGOSTO DE 2017 SERÁ UNA DE LAS MEDIDAS MÁS ANTISOCIALES QUE SE ADOPTEN EN MADRID EN AÑOS

    Lo que si cabe asegurar es que la inauguración del nuevo estadio del Atlético de Madrid en agosto de 2017 será una de las medidas más antisociales que se adopten en Madrid en años, perjudicando gravemente a un populoso vecindario y a una afición que arrastra miles de hinchas a su estadio, al mismo tiempo. Y esa medida se ve avocado a adoptarla un Ayuntamiento que al menos sí ha mostrado interés en solventar el problema, un ayuntamiento que escucha a la ciudadanía, que propone soluciones y que dista mucho de ser ese PP hermético y tirano, aunque, es obvio que no es ningún consuelo, ni resulta de recibo escuchar al Concejal delegado de Urbanismo y Desarrollo Sostenible que los primeros años habrá problemas de movilidad en la Peineta.

    Insisto, no se puede obligar a una afición a soportar un éxodo caótico y frustrante que además encara entre mentiras y falta de transparencia por parte de los dueños del Club y bajo su ordeno y mando, los cuales hacen y deshacen a su antojo y comodidad sin contar con los portadores del sentimiento atlético y los que verdaderamente sujetan la entidad: los aficionados.

    Los vecinos de San Blas, Las Musas, Las Rosas, Amposta, Rejas, Colonia Fin de Semana…todos ellos levantados en armas desde siempre por las carencias que sufre el distrito, padecerán las molestias igualmente, pero a la larga la llegada del Atleti les va a transformar sus barrios para mucho mejor, pues gran parte de sus reivindicaciones se van a ver satisfechas si finalmente se desarrolla todo lo planeado. Que habrá que verlo.

    Lo que nadie acaba de entender es la lacra que supone tantos años perdidos, de dejadez y molicie administrativa y de negligencia e incuria de los regidores del Club, cuyas nefastas consecuencias habrán de soportar y padecer los aficionados del Atleti. ¿Y a nosotros, quién nos indemniza?.

    ES LA PROPIA DESIDIA DE LA ADMINISTRACIÓN, PRINCIPALMENTE DEL AYUNTAMIENTO QUE ES QUIEN MANTIENE EL PROBLEMA DE SACAR EL PROYECTO ADELANTE EN SU CIUDAD

    En conclusión, es la propia desidia de la administración, principalmente del Ayuntamiento que es quien mantiene el problema de sacar el proyecto adelante en su ciudad, la que va a propiciar que en agosto de 2017, tanto vecinos como aficionados pasen un calvario durante al menos 30 días al año y por varios años. Cierto es que quien genera esta vorágine es el PP y Ahora Madrid lo hereda con una capacidad de reacción muy limitada en el tiempo. Pero todos se han dormido en los laureles, pues no resulta de recibo que durante años no se hayan ejecutado unas infraestructuras que podrían haber corrido en paralelo a la edificación del estadio. Quizá todo se circunscriba a un problema financiero. Es posible que nada se haya hecho por falta de dinero, pues la inversión se antoja millonaria. Y nadie es capaz de asegurar que ese problema se haya resuelto en el momento actual.

Más artículos Página siguiente >

AVISO LEGAL - Esta web pertenece a la ASDH, sin relación directa alguna con la sociedad Club Atlético de Madrid SAD. El uso de cualquier marca propiedad de la última se hace de modo nominativo y en ningún caso con fines comerciales o de intento de confusión de marcas. Así mismo SDH no se responsabiliza de las opiniones de sus colaboradores, foristas, etc...

Ofrecido por Community Server (Non-Commercial Edition) Football Supporters International Federación de Accionistas y Socios del Fútbol Español Asóciate al Atlético Club de Socios a través de Señales